COPA DAVIS

Schwartzman: "Llevo semanas pensando en el debut con Garín"

El tenista analiza para AS cómo está él y el resto del equipo argentino a pocos días del debut contra Chile en Copa Davis: "El primer partido va a ser muy importante".

Schwartzman: "Llevo semanas pensando en el debut con Garín"
DIARIO AS DIARIO AS

Diego Schwartzman (Buenos Aires, 16 de agosto de 1992) es una de las estrellas de la Copa Davis. Esta semana afronta uno de los retos más complicados de su carrera: llevar al equipo argentino a lo más alto del tenis mundial para cerrar la que ha sido una de las mejores temporadas de su carrera. Asegura que llegan muy bien, pero no piensa en otra cosa que no sean los duelos de la fase de grupos ante Chile y Alemania.

¿Se puede abstraer del tenis estos días? ¿Qué intenta hacer para no pensar todo el día en tenis?

Es un poco difícil. Más todavía con este nuevo formato en el que ves a muchos otros equipos y otros entrenamientos. Es mucho tenis. Incluso en el hotel ves por los pasillos a otros jugadores. Es difícil pensar en otra cosa, pero no somos de esos que al final del día siguen mirando cosas así que ahí si nos abstraemos más fácil.

¿Cómo le sienta la Caja Mágica con los cambios para esta Copa Davis?

Me sienta bien. El primer día recorrimos un poco. Nos adaptamos a los nuevos lugares que construyeron para recibir a 18 selecciones. Está todo funcionando muy bien.

La pelota está lenta y la mayoría de jugadores de Argentina dicen que les favorece ¿A usted también?

Creo que favorece a todo el mundo. Al espectáculo en general. Mucha gente no sabe que en Madrid hay mucha altura y a una pelota pequeña como al de tenis le influye mucho. Hace que el juego sea más rápido. Cuando es tierra batida la pelota bota muy alta también por esa altura y porque es muy seco. Y acá la verdad es que el cemento y la pelota están bien para que se pueda jugar y haya buenos puntos.

Es un jugador que gesticula y habla mucho en los partidos ¿Le ayuda?

Depende lo porque gesticule o lo que hable. Si es conmigo mismo quiere decir que las cosas están bien en el partido. Si empiezo a hablar con la gente de afuera, con mi banco, quiere decir que estoy un poco desconcentrado. Cuando me hablo a mí, me festejo o me insulto quiere decir que voy por el buen camino. El problema viene cuando me distraigo.

El primer rival es Chile, con unos jugadores a los que conocen bien ¿Les motiva o, en cierta forma, preferíain evitarlo?

Nos conocemos mucho de los dos lados y eso puede favorecer a cualquiera a la hora de tener una táctica. O cuando uno vaya ganando o perdiendo saber cómo reacciona el rival. Haberlos enfrentado desde pequeños y conocerlos más fuera de la cancha puede influir. Pero somos dos selecciones parejas. Ellos tienen jugadores jóvenes que lo vienen haciendo muy bien. Quizás nosotros tenemos algo más de experiencia y también tuvimos un gran año. Creo que tenemos un buen grupo en general, para las tres selecciones. Hay otros un poco más difíciles y el nuestro es ideal para que el que juegue bien pueda pasar.

¿Cuánto tiempo lleva pensando en el partido con Garín?

Desde hace bastante que lo vengo analizando y pensando en los partidos que jugué contra él. Hace ya varias semanas atrás.

Si tuviese que dar motivos para pensar que Argentina puede llegar lejos, ¿cuáles serían?

Creo que el primer partido va a ser importante. Todos los jugadores de nuestro equipo juegan mejor a medida que van pasando los días. Cuando nos cargamos de sets en el hombro. Nos cuesta cuando los partidos son cortados o no podemos jugar bastante. Si arrancamos bien y podemos pasar de grupos nos vamos a volver mucho más fuertes.

¿Sueña con una revancha con Nadal?

No sé ni cómo nos podríamos enfrentar con España. Creo que solo en semifinal o final. Ojalá que pueda ser pero para eso hay que ganar muchos partidos antes. No suelo pensar en mucho más allá.

Le hemos visto últimamente muy suelto delante de las cámaras. Incluso se ha vuelto un jugador mediático. ¿Se siente cómodo delante de las cámaras?

No sé. A veces sí y a veces no. Depende de cómo se lo tome la gente. Nunca sabes cómo se lo va a tomar. Depende un poco de lo externo. Al final es mi forma de ser y no me doy cuenta de ello.