Competición
  • Liga Argentina
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1

OLD ROAD

Los hermanos Cigno: jugadores en un insólito destino caribeño

La cuenta quedó saldada el mes pasado con la llegada de dos pioneros: los hermanos Luciano y Fernando Cigno, jugadores del Old Road FC.

Los hermanos Cigno: jugadores en un insólito destino caribeño

Antigua y Barbuda, nación centroamericana independizada de Inglaterra, aunque no cortó todos los lazos ya que pertenece al Commonwealth, el 1 de noviembre de 1981, se destaca como centro turísitico por sus playas caribeñas. En este país de 443 km2 desparramados en varias islas con bellos paisajes, el fútbol también es pasión. Si algo le faltaba a su liga profesional eran futbolistas argentinos; la cuenta quedó saldada el mes pasado con la llegada de dos pioneros: los hermanos Luciano y Fernando Cigno, jugadores del Old Road FC.

“El presidente del club se comunicó con nosotros porque un allegado a él le envío nuestro contacto”, le explica Luciano a IAM Noticias sobre el arribo a a este insólito destino futbolístico.

Fernando detalla: “Nos encontramos con un país muy lindo, la gente es amable. Tienen sus costumbres diferentes a las nuestras. Son respetuosos y no hay nada de inseguridad. En cuanto al clima, la temperatura no baja de los 28 grados y es caluroso”.

Luciano, volante de 31 años, se inició en Vélez Sarsfield (integró el plantel campeón de Ricardo Gareca) y luego continuó en Bellinzona (Suiza), Almagro, Dock Sud, Maccabi Ahi Nazareth (Israel), Sacachispas y El Porvenir.

Fernando, también volante de 35 años, debutó en Nueva Chicago (ascendió a Primera con el plantel de Rodolfo Motta) y siguió en Sportivo Ben Hur, Flandria, Acassuso, Huracán de San Rafael y San Jorge de Santa Fe.

Una sóla vez en sus carreras, antes de esta experiencia en Antigua y Barbuda, compartieron equipo. Fue en Ciclón de Tarija, en Bolivia, en la temporada 2016-17. “Es una sensación increíble jugar juntos, son muy pocas veces que uno tiene la posibilidad de jugar con su hermano. Por eso es uno de los motivos que priorizamos siempre como lo hicimos en Bolivia, hoy Old Road FC nos dió la posibilidad de poder hacerlo nuevamente y no lo dudamos”, afirma Luciano.

“Estamos viviendo en Saint John, que es la capital del país. La gente de Old Road, que es un equipo tradicional de la Premier League de este país, nos trata de la mejor manera Somos los primeros argentinos en jugar aquí y se le nota esa admiración hacia nosotros”, dice “Pecho” Fernando .

“El club hizo una gran inversión para traer varios extranjeros porque quiere lograr el torneo”, agrega “Lucho” Luciano.

Continuando con los detalles del fútbol en Antigua y Barbuda, Luciano indica: “Nos sorprendió el público que va a los estadios en estos partidos que jugamos y la pasión con la que lo viven”.

El pasado fin de semana, Old Road FC derrotó, de visitante, a LIberta Black Hawks (campeón de la pasada temporada) 3 a 2, con dos goles de Luciano Cigno. La Premier League comenzó a disputarse en 1968 y compiten diez equipos. Old Road tiene dos títulos: 2012 y 2013.

Nacidos en Villa Celina, los Cigno tienen otro hermano que recorrió las canchas del ascenso; Leandro, el mayor, jugó en Lugano. Un dato curioso es que Luciano y Fernando apenas se enfrentaron en una sóla ocasión. “La única vez que nos tocó jugar en contra fue en un Almagro-Acassuso en 2012. El me tuvo que marcar, fue algo raro. Un partido muy especial, porque es tu hermano el que te está marcando. Lo insólito es que como se jugó a puertas cerradas, en cancha de Deportivo Armenio, porque teníamos la cancha suspendida, no pudieron venir nuestras esposas, parientes y amigos; apenas dejaron entrar a nuestros viejos porque entendieron que era un caso especial. Para ellos fue difícil porque no sabían a cuál de sus hijos alentar”, recordó Luciano. Fernando aportó otro dato: “Ese día yo jugué de 4 y Lucho de carrilero por izquierda, así que lo tuve que marcar toda la tarde. Una locura, ja, ja. En la semana jodíamos y nos cargábamos”. El partido finalizó empatado 0 a 0.
Antigua y Barbuda, que además del turismo suma ingresos por sus cultivos de algodón, caña de azúcar y frutas, están viviendo una experiencia jamás soñada.