River Plate

Ponzio declaró en el juicio de Zaragoza-Levante

El capitán de River reconoció haber recibido 85 mil euros del presidente del club aragonés, Agapito Iglesias, aunque dijo que le pidió que los devolviera.

0
Ponzio declaró en el juicio de Zaragoza-Levante
Jorge Gil - Europa Press Europa Press

Después de un par de días de retraso desde el comienzo del juicio, Leonardo Ponzio pudo brindar este jueves su testimonio por el presunto arreglo del partido Zaragoza-Levante, disputado en 2011. Los jugadores del equipo para el que por entonces jugaba el mediocampista riverplatense está acusado de haber sobornado a los rivales para que se dejaran perder y así salvarse del descenso.

Por ese motivo, hay 42 futbolistas sentados en el banquillo de los acusados, que por estas horas están compareciendo ante el juez Manuel Aleis, en Valencia, donde se someten a una pena excarcelable de hasta dos años de prisión y a una inhabilitación de hasta seis años para realizar su actividad profesional.

El capitán del Millonario, en su declaración, aceptó que el mandatario de los Leones le dio 85 mil euros en dos pagos, los cuales le solicitó que devolviera a una persona de su confianza. A su vez, Leo admitió que no pidió un comprobante por esa operación y asumió su responsabilidad por eso.

"Recibo una llamada del presidente. Me dice que me iba a ingresar un dinero, que tenía que hacerle un favor, que lo retire para devolvérselo. No se lo devolví a él, sino a una persona de confianza de él, en La Romareda. Me dijo que era para hacerle frente a entradas y micros para el desplazamiento. No era un directivo. No sé quién era, pero lo veía con él, pertenecía al club. No pedí un justificante por el dinero entregado. Fue una equivocación mía", explicó.

Tras su descargo, Ponzio ya puede regresar a Buenos Aires, a la espera de la lectura de las conclusiones que está prevista para el 30 de septiembre. Como los alegatos están demorados, aún existe una probabilidad de que esa fecha se modifique, lo que favorecería la presencia del volante en el primer Superclásico por las semifinales de la Copa Libertadores, a disputarse el 1° de octubre en el Monumental.