Competición
  • Liga Argentina
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • LaLiga Santander
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Premier League
  • Liga Chilena

Entrevista AS

Bárbara Roskin, la ex River que se luce con el freestyle en Bahía

La joven de 25 años jugó en el club millonario, es periodista, DT y se luce en Salvador por el freestyle, una de sus pasiones. Con AS, además, habla sobre Messi y Estefanía Banini.

Bárbara Roskin, la ex River que se luce con el freestyle en Bahía
Rodrigo Huerta - AS

Bárbara Roskin (25) no pasa desapercibida en Salvador de Bahía. Ya sea en el Pelourinho, en el estadio Manoel Barradas de Vitoria, en Faro da Barra o en la Praia de Barra, siempre está con la pelota. Siempre hace freestyle. Y la gente se prende con ella. Ciudadanos y turistas, niños y adultos. Es por eso que poco a poco, se ha hecho reconocida en la capital baiana donde Argentina jugará frente a Colombia este sábado. Pero su relación con el balón empezó hace mucho tiempo.

Roskin llegó a los 16 años a River. Jugó fútbol y futsal en el Millonario, pero cuando cumplió la mayoría de edad inició sus estudios de periodismo deportivo, comenzó a trabajar y debió dejarlo por la incompatibilidad de horarios. "Tampoco veía una solución económica por el fútbol. Era un panorama distinto, todavía no se puede vivir del fútbol allá, pero sí es cierto que algunas que llegaron a la elite están teniendo las posibilidades que nosotras no tuvimos", comenta Roskin a AS a pocos metros de la imponente Praia de Barra.

"El prejuicio siempre estuvo. Ahora tenemos una aceptación que antes no existía. En mi época cuando empecé a jugar, si lo hacía bien no te decían nada, pero si veían a una chica que recién estaba empezando ya salía un comentario machista. Hoy es menos", confiesa.

Además de ser periodista, también es entrenadora recibida. Hizo el curso para sumar conceptos al periodismo y lo transmite en el fútbol femenino amateur. "Trabajo con chicas mayores de edad que tienen una perseverancia increíble. Empiezan las clases sin saber controlar un balón y después ya saben dar un pase entre líneas. Me deja muy conforme"

"Cuando hice el curso éramos cinco mujeres y eso era mucho. Me pasó también en el periodismo", reconoce, y agrega: "Una noche fui a recuperar una clase y eran todos varones", recuerda.

Con todos estos antecedentes, tiene propiedad para hablar de fútbol y, también de sus deseos con el deporte que ama.

-Hay dos competencias importantes para Argentina a la par: el Mundial femenino y la Copa América. Si tuviese que elegir: ¿Estefanía Banini levantando la copa en Francia o Leo Messi en Maracaná?
-"¡Uhhh, me mataste! (piensa unos segundos) Estefanía Banini levantando la del Mundial. Porque Messi puede ganar otras Copa América y la Selección masculina tiene grandes jugadores hace años y la femenina está en un momento que necesita un empuje terrible. Creo que ganar esa copa sería un logro increíble. Las mujeres ya estamos marcando un antes y un después en Argentina, pero si llegan a levantar la copa no hay más excusas para no acompañarlas. Me parece que a los pocos que les está costando entender eso les vamos a llegar".

-Hace una década aproximadamente Argentina perdió 11-0 con Alemania y ahora obtuvo un punto ante una potencia mundial como Japón. ¿A qué se debe esa evolución?
-"Las jugadoras no son las mismas, pero que están jugando en clubes importantes de Argentina hace bastante tiempo. Pasan de River a Boca, a la UAI Urquiza, a San Lorenzo y se mueven entre esos clubes. Son chicas que juegan muy bien en primera hace mucho tiempo. Es un poco de todo: cambio en la sociedad, acompañamiento a ellas y yo creo que es mucha mentalidad. Fueron al Mundial con un chip que nunca vi antes. Se fueron con mucho apoyo, con periodistas viajando pagándose todo porque tenían ganas y porque es el momento de difundirlo".