Competición
  • Copa América
  • Mundial Femenino
Copa América
Mundial Femenino

Por un Boca con perfil bajo

El plan de Burdisso para controlar el tema de la comunicación y redes sociales: “Busco que los jugadores piensen solo en los 90 minutos del partido”.

Lo ganó todo: fue campeón local, de América y del mundo. No solo una vez sino varias. Conquistó Argentina, dio la vuelta en Brasil y coronó en Japón, donde muy pocos se colgaron la medalla dorada y levantaron la mítica Copa Intercontinental.

Ahora podría estar en Europa, gozando la buena vida con su familia después de una exitosa carrera y disfrutando de los bellos paisajes del viejo continente. Pero no. Él tomó la decisión de regresar después de uno de los peores momentos (deportivamente hablando) de la historia del club, su club. La derrota en la final de la Copa Libertadores ante el eterno rival dejó secuelas y demostró, entre otras cosas, que Boca necesitaba gente con sentido de pertenencia para salir adelante. Por eso volvió.

Nicolás Burdisso asumió como director deportivo, se calzó el traje y se puso a laburar. Con los objetivos claros y con la ilusión de llevar a Boca al lugar que nunca debió perder, el nacido en Altos de Chipión, Córdoba, comenzó a ejercer su función. Coherencia, trabajo, dedicación y perfil bajo, esa es su fórmula.

Sin esconder nada, respondiendo todo pero no dejando títulos ni frases que puedan atentar contra el club, Burdisso charló con Radio Continental y tocó un tema fundamental para los tiempos que corren: el manejo de la comunicación por parte de los jugadores.

Su generación no se crio con Facebook, Twitter ni Instagram. Las diversiones eran otras y la era de la tecnología no los atrapó desde tan jóvenes, por eso quizá muchos de los compañeros de Burdisso, que lo ganaron todo con Boca, no tenían tanta exposición.

Él está convencido que para ser jugador de este club hay que más importancia a lo que ocurre adentro de la cancha que a lo que sucede afuera: “Las redes sociales o las declaraciones no son solo un problema en Argentina, sino en todo el mundo. Pienso que las declaraciones son una consecuencia de un montón de cosas. Es una batalla, un trabajo que tenemos que hacer; yo traté de ordenar el tema de la atención a la prensa. Quiero controlar lo más que pueda afuera porque lo único incontrolable es el juego”.

Además separó la cuestión en tres ejes este tema para explicar su objetivo: “Divido lo que es el fútbol en tres partes: pre partido, partido y post partido. Mi objetivo es que el jugador no se desgaste en el pre, piensen solo en los 90 minutos y no deje demasiadas secuelas después”.

El segundo semestre será vital para el club, ya que se jugará la parte final de la Copa Libertadores de América, la ilusión que persiguen desde hace años. Por lo tanto el deseo de Burdisso, y de la gente que lo acompaña, es que las cuatro patas de la mesa estén firmes para achicar el margen de error. Prohbido repetir errores del pasado.

0 Comentarios

Normas Mostrar