Competición
  • Liga Argentina
  • Liga Portuguesa
  • Premier League
Liga Portuguesa
Premier League

SELECCIÓN

Pablo Aimar devuelve el éxito a la Selección

Pablo Aimar devuelve el éxito a la Selección

GUSTAVO ORTIZ

DIARIO AS

El entrenador mantuvo la base del sub 15 y ha llevado al éxito a la sub 17 con un grupo sólido de jóvenes que apuesta por un juego más asociativo.

El sudamericano sub 17 terminó este domingo coronando a Argentina con un sabor agridulce. La albiceleste certificó el título y lo más importante, una plaza para el Mundial de su categoría pero lo hizo con una dura derrota ante Ecuador por 4-1 que supuso la clasificación la tricolor.

La goleada de los ecuatorianos no empañó ni un ápice el buen trabajo de los pibes y sobre todo, de un Pablo Aimar que logra su primer éxito con la selección en un momento complicado para la AFA.

Mientras los mayores buscan el estilo que les devuelva a la victoria, los chicos de Aimar han demostrado entereza en un campeonato nada fácil y además, con un juego asociativo y de calidad, sello que ya imprimía Aimar en su etapa como jugador y que ha sabido trasladar a sus pupilos como ya hiciera Pekerman con él en edad juvenil.

Argentina, lejos de dominar el torneo de forma autoritaria, ha demostrado saber sobreponerse bien a las derrotas y dar lo mejor de si en los partidos más importantes, como en la victoria por 0-3 frente a Brasil que dejó fuera a la canarinha de su Mundial y clasificó a la albiceleste para el hexagonal final, que ha ganado gracias a las victorias ante Uruguay (que le ganó 3-0 en la primera fase), Chile, subcampeón y Paraguay.

Sforza y Palacios, las joyas de Aimar

El estilo del conjunto de Aimar se basa en dos pilares, Juan Sforza y Matías Palacios. En una lista que agrupa gran parte del talento joven del fútbol argentino que aún no ha emigrado, el 8 y el 10 sobresalen por encima del resto.

Sforza, capitán, ha demostrado carácter en el centro del campo apuntalando el medio y demostrando que es capaz de aplicarse tanto en ataque como en defensa para facilitar la manija a Palacios.

El de San Lorenzo es el Aimar dentro de esta selección. Ocupa un puesto similar al que ocupaba su entrenador dentro del campo y, vistiendo la 10, es el cerebro de la Argentina campeona. Además de talento para el juego, es un jugador decisivo, como cuando certificó la victoria en el encuentro ante Brasil con un gran disparo desde fuera del área. El alumno aventajado del Payaso.