Copa Libertadores

Russo: "River es River, con gente o sin gente"

Russo: "River es River, con gente o sin gente"

MARTIN BERNETTI

AFP

El entrenador de Alianza Lima adelantó que lo que vivirá este jueves será "una experiencia inédita", pero advirtió que el Millonario será un rival duro.

Miguel Ángel Russo trabaja duro en Alianza Lima para intentar trasladar su experiencia y su modelo de entrenamiento a un fútbol todavía en desarrollo como el peruano. En ese proceso, este jueves le tocará el complicado desafío de visitar al último campeón de América en el Monumental, aunque contará con la ventaja de que el encuentro se llevará a cabo a puertas cerradas.

"Para mí es una experiencia inédita, no estoy acostumbrado a ir al Monumental sin gente. Pero River es River, con o sin gente. Tiene mucho talento, tiene mucha forma, tiene su entrenador que tenés que estar preparado porque te cambia sobre la marcha y te cambia bien", manifestó el entrenador aliancista en diálogo con Closs Continental.

Además, elogió la tarea de Marcelo Gallardo y al plantel del Millonario: "En cada partido los movimientos que hace le salen bien y es normal que le salgan bien porque tiene talento, tiene jugadores. Tienen virtudes naturales. Tienen siempre algo más, el resto lo tenemos que trabajar de otra forma".

Con respecto a los objetivos a corto plazo y las dificultades que se le presentan, Russo explicó: "Ganar es la exigencia natural. En los clubes grandes las presiones existen, Alianza viene con experiencias negativas en Copa Libertadores. De visitante cuesta mucho, a los equipos peruanos les cuesta mucho, pero estamos en el camino".

"Algunos dirigentes acá en Perú van entendiendo cuáles son los caminos después del Mundial. Es un fútbol que tiene unos moldes de los cuales tiene que salir y los cambios cuestan", añadió quien supo ganar la Libertadores con Boca en el año 2007.

En última instancia, se refirió a su notable evolución física después de haberse recuperado de una dura enfermedad: "Estoy muy bien de salud, en mi peso normal, y haciendo vida normal. Mi gran problema no fue la operación sino una bacteria. Por suerte no me quedaron secuelas. Vivo cada día con más intensidad".