RIVER

Nacho Fernández, el factor irremplazable de Gallardo

Nacho Fernández, el factor irremplazable de Gallardo

El mediocampista de River es una fija en el esquema del Muñeco Gallardo. Ante Talleres, volvió a dar el presente cuando el equipo más lo necesitaba y sobresalió.

En el plantel lo llaman "El Sordo". Hace pocos días confesó que padece algunos problemas auditivos por los que quizás tenga que someterse a una operación a mediano plazo. Sin embargo, Ignacio Fernández es uno de los mejores intérpretes del mensaje y de la idea de juego de Marcelo Gallardo.

Con su físico desgarbado, su particular gambeta y sobre todo su aporte cerebral, el ex Gimnasia es, desde hace tiempo, el futbolista que nunca está en duda en la consideración del entrenador a la hora de armar la línea de volantes. Por adentro, por afuera o suelto, no puede faltar entre los once.

Por diferentes circunstancias, el Millonario prescindió durante algunos lapsos del último año de competencia de Leonardo Ponzio, de Exequiel Palacios, de Juan Fernando Quintero, de Enzo Pérez, hasta de Gonzalo Martínez, pero contó con el aporte de Nacho para poner el pecho en las paradas más complicadas.

"Es un tipo muy inteligente para jugar, que muchas veces no se valora porque no convierte goles, pero todo lo bueno que hace con su inteligencia para el equipo lo convierte en un jugador muy importante", lo definió el Muñeco este sábado después de una de sus mejores funciones.

En silencio, sin ser el más elogiado por la prensa, sin rumores que lo vinculen al fútbol europeo, con un bajo perfil adentro y afuera de la cancha, Fernández volvió a dar una muestra de sus cualidades, por si hiciera falta, para ratificar por qué es inamovible en el campeón de América.

La noche cordobesa fue su noche porque otra vez se hizo cargo de la generación, se puso al hombro a sus compañeros para llenar el complicado vacío que dejó la lesión de Juanfer y además le sumó dos tantos a su producción más destacada de este 2019.

Como ante Atlético Tucumán en la final de la Copa Argentina 2017, como contra Boca en la Supercopa Argentina 2018, como en Madrid cuando había que remontar el resultado adverso y se ganó hasta los elogios de Juan Román Riquelme. Quizás no siempre llamado a ser el héroe, pero sí dispuesto a tomar las riendas y dar la cara en defensa de un proyecto futbolístico que lo identifica.