BOCA JUNIORS

Lampe: “Queríamos jugar en la cancha de River”

Lampe: “Queríamos jugar en la cancha de River”

El boliviano Lampe que fue contratado por Boca, porque si bien fue el paso más importante de su carrera, no tuvo la chance de disfrutarlo dentro del campo.

Carlos Lampe no sumó minutos de juego en Boca Juniors, pero formó parte del plantel que cayó en la final de la Copa Libertadores frente a River Plate, y contó detalles de la intimidad xeneize desde los incidentes en el Monumental hasta el partido que finalmente debió jugarse en Madrid.

“Como equipo queríamos jugar en la cancha de River, porque sabíamos la presión que se siente el jugar un clásico en condición de local. Últimamente Boca le había ganado a River en su cancha. Con esos antecedentes, el grupo quería jugarlo en cancha de River y con su gente, pero en esas condiciones era imposible. Queríamos jugar en su cancha y con su público, pero por unos cuantos tontos no se pudo hacer”, lamentó en una entrevista con el diario chileno La Tercera.

Además, narró en primera persona lo vivido dentro del micro durante la agresión sufrida en las cercanías del estadio millonario.

“Fue un momento muy complicado. Mi ventana no se rompió, pero sí se rompió la de adelante mío y la de atrás. Fueron muchos segundos en los que seguían entrando objetos y después entró el gas. Fue un momento muy difícil, de mucha desesperación al escuchar cómo llamaban al médico, porque tus compañeros estaban cortados, con vidrios en todas partes. La desesperación de todos era terrible. Gracias a Dios no pasó nada grave, porque hasta al chofer le dieron. El chofer pudo soltar el volante, pudimos volcarnos, pudo pasar una desgracia de atropellar gente, pero gracias a Dios no se cobró ninguna vida”, manfestó el arquero.

Una vez en el vestuario, “desde el primer momento” pensó “que no se podía jugar”, porque vio a sus “compañeros destrozados”.

“Era imposible jugar, porque habían varios compañeros que les tocaba jugar y estaban destruidos, estaban pálidos. Era difícil que en dos horas pudieran recuperarse”, confió.

Por eso, a Lampe le pareció correcta la decisión de CONMEBOL de mudar el encuentro al estadio Santiago Bernabéu, de Madrid.

“Había que sentar un precedente con este tema, porque no es posible que corran peligro nuestras vidas por ir a jugar un partido de fútbol. Es una lástima que por unas cuantas personas pague todo un estadio que estaba sentado para ver una final, gente que ahorró mucho dinero”, consideró.

Finalmente, se refirió al partido que sí se jugó y dejó “muy dolidos por el resultado” y “muy golpeados” a los jugadores de Boca.

“Teníamos muchas ganas de quedarnos con la copa, por todo lo que pasó, todo lo que se vivió, todo lo que se habló. Era importante para nosotros sacar un buen resultado. Nos quedamos dolidos, pero así es el fútbol. Por la manera que perdimos nos vamos con la conciencia tranquila, porque los muchachos dejaron todo en la cancha. Si perder un partido es difícil, imagínate frente a tu clásico rival”, señaló.

Lampe admitió que River “entró bien en el segundo tiempo” y aprovechó “los cambios forzados y la expulsión” de Wilmar Barrios.

“Nos imaginábamos todo el rato llevándonos la Copa. Se hablaba mucho, era el único tema que conversábamos. Lo único que queríamos era llevar la Copa a nuestra gente. Se merecen todo, porque llenaron el estadio en una práctica, después cuando íbamos camino al Monumental nos alentaron miles de personas. También nos despidieron cuando fuimos a Madrid. Son increíbles”, concluyó quien desea tener la chance de seguir en el club

El boliviano Carlos Lampe vivió un par de meses agridulces desde que fue contratado por Boca Juniors, porque si bien fue el paso más importante de su carrera, no tuvo la chance de disfrutarlo dentro del campo. Por eso, a pesar de que vence su préstamo, quiere seguir en el club de la ribera.

“Tengo contrato con Huachipato, pero es difícil que vuelva a jugar ahí. No me gustaría irme de Boca sin jugar algún partido, sin ganar algo. Tengo ganas de quedarme, pero hay que esperar”, indicó en una entrevista con el diario chileno La Tercera.

Para el arquero “es difícil hacer un resumen personal” de su paso por el xeneize, porque no tuvo “la oportunidad de jugar”.

“No me molestó, pero me hubiese gustado jugar como a todos. Estos partidos nadie se los quiere perder. Sé que vine porque Esteban (Andrada) se lesionó, pero Agustín (Rossi) subió el nivel y después volvió Esteban. No tuve chances de poder demostrar por qué me trajeron”, se lamentó.

Lo que es seguro, es que Boca no le comprará el pase. Su continuidad depende de que se vayan Andrada o Rossi, y que Huachipato (dueño de su pase) acepte una extensión del préstamo.