BOCA JUNIORS

Boca ¿el fin de un proyecto?

La derrota ante River en la final de Copa Libertadores huele a fin de un proyecto que ha dado sus frutos en el fútbol local pero que no en el plano continental.

Ruben Albarrán

PRESSINPHOTO/GTRES

La derrota ante River en la final de Copa Libertadores huele a fin de un proyecto que ha dado sus frutos en el fútbol local pero que no en el plano continental.

Se avecina meses revolucionarios a La Boca. La derrota ante River en la final de Copa Libertadores huele a fin de un proyecto que ha dado sus frutos en el fútbol local pero que no ha funcionado para conquistar el máximo trofeo continental. En las próximas semanas se anunciarán cambios y, con el mercado de pases a la vuelta de la esquina, el Xeneize podría perder algunos de sus referentes. Turno para la directiva, que debe armar un plantel sólido y devolver la ilusión al hincha tras el batacazo del Santiago Bernabéu.

Guillermo Barros Schelotto, tras casi tres años como director técnico de Boca, tiene todo apalabrado con Atlanta United. Parece cuestión de días que se haga oficial su incorporación al campeón de la MLS, que pierde al ‘Tata’ Martino. El ‘Mellizo’ se va con dejando una sensación agridulce: deja un bicampeonato en las vitrinas del club, y una hornada de jugadores de talento, pero no han sido pocos los que han criticado algunas de sus decisiones o incluso le han achacado toda la culpa de la derrota ante River.

Como suele ser habitual, ya son varios los entrenadores que han entrado en escena para ocupar el hueco que deja Guillermo. El favorito de la dirigencia es Gabriel Heinze, actualmente en Vélez. Acaba contrato a final de 2018 y gusta por su manera de entender el fútbol y capacidad de liderazgo. Tiene una oferta de renovación en el Fortín y tendrá que decidir. También ha sonado con cierta fuerza Martín Palermo, actualmente sin equipo tras poner fin a su vinculación con Unión Española. Es un técnico de carisma pero que genera algunas dudas en la dirigencia.

Pablo Alfaro, de Huracán, Diego Armando Maradona, en Dorados mexicano, o Antonio Mohamed, sin equipo, son otros nombres que están en la agenda, pero que parecen mucho más lejanos. Todo es muy reciente y no hay nada decidido. Incluso podrían añadirse más técnicos a la lista.

A pesar de que la pieza que más preocupa es la del entrenador, en Boca piensan que incorporar a un mánager podría ser positivo a la hora tanto de elegir al líder del proyecto como para configurar la plantilla. A Angelici le interesa que ese puesto lo ocupe Nicolás Burdisso, un ex jugador con reconocimiento internacional y con capacidad para tratar tanto con los jugadores como con los medios.

El mercado, la gran incógnita

A pocas semanas del comienzo del mercado de pases, Boca ya planea la configuración del plantel. Lo primero son las bajas, que a la vez es lo que más preocupa. Hay ya una salida confirmada: Edwin Cardona regresa a Monterrey tras finalizar su préstamo. El colombiano se marcha sin haber jugado ni un minuto en el Bernabéu.

Entre las leyendas, Gago y Pablo Pérez están más fuera que dentro: el primero podría retirarse tras su grave lesión en la final y Pérez tiene ofertas de China difícilmente rechazables. La duda está en la continuidad de Tevez, quien ha reconocido en varias ocasiones que su intención era retirar en 2019. Entre la dirigencia, el nuevo entrenador y el propio jugador, decidirán.

Sin embargo, lo más importante será intentar retener a algunas de las estrellas del equipo que serán, con toda seguridad, pretendidas en el extranjero. En Boca creen que será difícil retener a Lisandro Magallán, Cristian Pavón y Wilmar Barrios. Los tres son dos piezas codiciadas en Europa desde hace varios meses. El otro futbolista que podría salir es Nahitan Nández, líder en la final del Bernabéu. La dirigencia hará un esfuerzo por retenerle. Lo mismo con Darío Benedetto, que podría poner rumbo a la MLS norteamericana.

Por último, tendrá que atar a algunos de sus juveniles, que podrían tomar un papel protagonista la próxima temporada. Agustín Almendra o Leonardo Balerdi ya despiertan interés en Europa, pero en Boca no están dispuestos a dejarlos marchar. Lo mismo sucede con Gonzalo Maroni, actualmente en Talleres, que aunque está cedido podría precipitarse su regreso.