Temas del día Más temas

RIVER-BOCA

Maxi López: "Una final River-Boca es de otra galaxia"

Maxi López: "Una final River-Boca es de otra galaxia"

Maxi López (Argentina, 1984) lució sus largos cabellos rubios por el fútbol argentino con la camiseta de River antes de fichar por el Barça. Analiza para AS la final.

Maxi López (Argentina, 1984) lució sus largos cabellos rubios por todo el fútbol argentino y sudamericano con la camiseta de River antes de fichar por el Barça. Su llegada al fútbol español se produce en un mercado de invierno y una lesión en el mes de mayo frenó su progresión. Ahora, ya con el pelo corto y en los años finales de su carrera, Maxi cuenta a este periódico, con el Superclásico de fondo, cómo fue cambiar Buenos Aires por Barcelona, su experiencia en Italia y cuál es futuro más próximo. 

¿Cómo se siente a nivel futbolístico en la actualidad?

Me siento muy bien. El cambio que hice y la decisión de volver a Brasil cambió mis energías, mi mentalidad, mi rendimiento. Jugué 15 partidos, en los primeros dos sólo unos minutos, pero en el resto he convertido 7 goles, he repartido 5 asistencias. La conexión con la hinchada, con toda la gente fue increíble. Creo que vivo un presente fantástico.

¿Cómo definiría que Boca y River se enfrenten en una final de la Copa Libertadores?

Es una final de otra galaxia. Es como si el Real Madrid y el Barça se enfrentaran en la final de la Champions, pero muy distinto. Es un partido que para el mundo. Es increíble cómo se está viviendo. Pasa muy pocas veces en la vida.

¿Le hubiese gustado jugarla?

Cien por cien… (risas). Cualquier jugador que pasó por cualquiera de los dos equipos tiene el sueño de jugar un partido como este, es una oportunidad única. El equipo que pierda esta final, por los próximos 20 o 30 años va a tener al otro rival cargándolo.

¿Pudo ver la ida?

Lo tuve que ver repetido. Al suspenderse el sábado, el domingo me coincidía con horario de partido, así que lo grabé y lo vi luego más tranquilo. Es un momento muy importante para el fútbol argentino, esta edición de la Copa Libertadores ha sido una de las más difíciles de los últimos años, todos los grandes equipos de todos los países de Sudamérica han estado ahí. Con eso, ver en la final un River – Boca, una Superfinal, habla del buen momento argentino en lo futbolístico y en lo institucional. Es un hecho que nunca se dio. Se está siguiendo en todo el mundo.

¿Cómo fueron las semifinales de Copa Libertadores entre Boca y River en 2004?

Fue una experiencia increíble. Quedamos eliminados, yo erro el último penal. Fue la sensación más amarga que he vivido nunca en un campo de fútbol. Una semana después, por suerte, me tocó vivir totalmente lo contrario porque jugamos con Boca por el campeonato local y ganamos en La Bombonera y salimos campeones. En el marco de una semana me tocó vivir lo peor del fútbol y lo mejor, aquel día fue uno de los partidos que más recuerdo con la camiseta de River. Fue algo que me marcó, algo muy fuerte. Lo de ahora es un paso más, es una final, toma una magnitud mucho más amplia.

¿Cómo está viendo a River?

El equipo de Gallardo hizo un planteamiento fantástico. El partido fue fantástico, de ida y vuelta, con muchos goles, para nada cerrado. Un espectáculo de verdad. River tiene un gran plantel, un gran entrenador. Además, tiene experiencia en este tipo de situaciones, ha demostrado que puede ganar. Va a ser un partido muy abierto, visto lo que se juegan ambos, al igual que fue en La Bombonera.

Ha mencionado a Gallardo. Fueron compañeros, ¿qué opina de su carrera como técnico hasta ahora?

Excelente. Tuve la posibilidad de jugar con Marcelo (Gallardo) y ya se le veía que tenía pasta de entrenador, dentro del campo acomodaba al equipo… Hacía ese tipo de cosas que ya las podías percibir cuando compartías vestuario con él. Está demostrando que tiene nivel europeo, que puede dirigir en Europa. En estos años ha ganado una gran cantidad de títulos con River, le ha devuelto el prestigio al club. Tácticamente es muy capacitado y creo que es fundamental para entrenar en ligas europeas.

¿Le ve en la selección a corto plazo?

Para mí un entrenador de la Selección Argentina tiene que haber dirigido en Europa. Si tenemos un técnico que tenga experiencia europea es un plus porque Argentina y Brasil son potencias en Sudamérica, pero todos sus jugadores militan en clubes de Europa y cuando tiene que jugar contra selecciones europeas el estilo sudamericano no alcanza para vencer a España, Alemania, Francia… A mí me gustaría que Gallardo triunfe en Europa, ver que tenga éxito allí y después que coja la Selección. A mí me parece que tiene futuro como seleccionador.

¿Qué le parece Exequiel Palacios?

Tiene mucha calidad, tiene mucha proyección. Es un jugador que va a poder adaptarse bien a Europa. Sería bueno que pueda tener una experiencia un poquito más larga en Sudamérica para así poderse formar bien para que, cuando venga un equipo de la entidad del Real Madrid, pueda rendir de la mejor manera.

Es una situación parecida a la suya, cuando dejó River para fichar por el Barça.

Al final yo jugué seis campeonatos en Argentina, tres años como profesional y es difícil adaptarse a la dinámica de un club europeo de esa magnitud. Siempre, mientras más experiencia puedas adquirir, mejor. Cuando te llama un equipo de ese nivel, se te pasan todas las dudas y uno acepta. Al final, vale la pena correr el riesgo y tratar de ambientarte lo más rápido posible. Creo que tiene mucha proyección. Además, el Real Madrid siempre que ha buscado jugadores en River Plate le salieron bien. Así que lo tiene todo.

¿Cómo fue su llegada al Barça?

Fue súper bien. La dinámica era muy buena. El Barça estaba en un momento que no ganaba hace muchos años, me tocó llegar en un grupo ya armado, fantástico. Fue bastante positivo, me acogieron de la mejor manera. No fue difícil ambientarme a todo, tuve suerte en ese primer año en España.

Tuvo una lesión que le frenó en su rendimiento. ¿Fue duro ver que no estaba a la altura de la expectativa que se había creado?

Sí, sí. Cuando estaba en mi mejor momento, cuando podía tener la continuidad que deseaba, tuve una lesión que me frenó. La verdad es que después me costó seguir. Además, trajeron a otros jugadores… El nivel que hay en los primeros equipos del mundo, como el Barça, es muy alto. La exigencia es altísima. Ya después perdí el sitio, entonces vi que debía salir para poder agarrar confianza de nuevo.

¿Qué recuerdo tiene de Messi cuando empezaba?

Lo que más me sorprende de Leo (Messi) es que lo encontré hace un par de temporadas que vino a jugar contra la Juventus, hacía diez años que no nos veíamos, y sigue siendo el mismo chaval que conocí cuando llegué a Barcelona. Súper humilde, muy centrado, como cuando todavía no había hecho nada en el fútbol y ahora que lo ha logrado todo ha mantenido el mismo perfil. Siempre fue muy humilde. Él marcaba la diferencia en el campo, pero luego era un pibe normal. Compartíamos horas juntos, jugábamos en mi casa a la PlayStation, encuentros con la familia… Tuvo un impacto rapidísimo en el fútbol español. En un marco de dos años pasó de ser el chaval que daba sus primeros pasos en el mundo del fútbol a ser una estrella mundial.

Coincidió también con Ronaldinho en el apogeo de su carrera.

Fantástico. Cuando llegué a Barcelona él me recibió, me abrió las puertas de su casa. Estaba todo el tiempo con él. Me ayudó muchísimo a ambientarme, a conocer la ciudad… A todo. Es un chico también súper humilde, con una alegría tremenda… En los años que a mí me tocó estar en Barcelona él era la clave de todo. Ayudó mucho a Messi, porque cuando él subió, estábamos los tres juntos. Él siempre ayudaba a sus compañeros, siempre estaba disponible para echar una mano.

¿Qué le ha enseñado el fútbol italiano?

Es muy difícil. Más difícil, incluso, que el fútbol español. A nivel táctico te enseña muchísimo. A leer los partidos… El fútbol italiano es fantástico por eso. Por la complejidad y la igualdad de todos los equipos. Es verdad que la Juventus viene haciendo mucha diferencia en los últimos años, está en otro nivel, pero en mis primeros años en Italia la Juve era uno más. Un año ganaba uno, un año ganaba otro… Era difícil. Te enseña muchísimo eso. El fútbol español, comparado con el italiano, es más vertical, más dinámico, más espectáculo. En mis años en Europa he podido aprender cosas de diferentes sitios, por suerte.

¿Se podría dar un posible regreso a River?

Sí. Ahora estoy muy vinculado aquí en Vasco da Gama pero todos los jugadores de River de mi época han terminado regresando. Saviola, D’Alessandro, Cavenaghi, Aimar… Es un deseo que tenemos todos los jugadores de River y creo que casi todos los argentinos: cerrar nuestra carrera en el club que nos vio nacer. Si algún día existe la posibilidad sería lindo, porque sería coronar una carrera de muchos años en el lugar en el que nací.