ARGENTINA 2 - MÉXICO 0

Scaloni sigue probando

Scaloni sigue probando

EITAN ABRAMOVICH

AFP

La Selección Argentina ganó a México con modificaciones tácticas de Lionel Scaloni que permitieron ver detalles de un equipo que sigue buscándose.

Argentina se impuso a México en Córdoba (2-0) en un partido que dejó detalles interesantes pero un problema al que Scaloni todavía no le ha encontrado solución. El equipo argentino se organizó con tres centrales, dos carrileros largos, dos mediocentros, dos enganches y un delantero. Un 3-4-2-1 en el que Lautaro Martínez era el ‘9’, Dybala y Correa flotaban detrás de él, Lo Celso y Paredes se juntaban en el medio, Saravia y Acuña eran profundos por fuera y cerraban en una marcada línea de tres Tagliafico, Funes Mori y Foyth, este último de gran actuación.

Pese a jugar con dos centrocampistas de muy buen pie y dos mediapuntas que ofrecen muchísimo movimiento, Argentina fue, de nuevo, un equipo plano, previsible, sin chispa. En tres cuartos el equipo no mezcló bien. Dybala, de nuevo, pareció un futbolista completamente distinto al de la Juventus y acumula 17 partidos sin marcar con la camiseta albiceleste. Es verdad que en alguna ocasión consiguió combinar con Lautaro Martínez y puso el balón en la falta del 1-0 pero da la sensación de que puede dar más.

Lo Celso y Paredes fueron dos jugadores de buen rendimiento. Argentina no tuvo demasiados problemas para hacer circular el balón, de hecho, ellos facilitaban eso, pero cuando la pelota tenía que superar líneas rivales, la jugada se atascaba. La chispa y la creatividad faltaron en ese tramo final de terreno de juego para la Albiceleste. Scaloni y el cuerpo técnico de la Selección Argentina tiene mimbres para poder solucionar eso.

El sistema que puso en liza Scaloni invitaba a atacar por fuera. Y así fue. Insistió mucho por izquierda, pero Acuña apenas logró hacer daño a México por ese costado. Sí que lo consiguió Saravia. El futbolista de Racing es pretendido por grandes clubes europeos por su fiabilidad, tanto en ataque como en defensa. Se mostró cómodo siendo carrilero y apareció mucho en campo contrario. En la segunda parte Argentina se dedicó a esperar a México en su campo y fue un equipo más contragolpeador.

En definitiva, este cuerpo técnico tiene que mejorar determinadas cosas, pero parece interesante ese cambio de sistema para activar a sus mejores jugadores por fuera y abrir el campo para que los de dentro puedan brillar más de lo que han hecho hasta ahora. Y falta Messi, no lo olviden.