Boca Juniors - River Plate

El inusual pedido de la autoridad ante el diluvio que espera al Boca-River

El inusual pedido de la autoridad ante el diluvio que espera al Boca-River

DIARIO AS

DIARIO AS

Se espera lluvia durante el encuentro, ante los cual las autoridades de gobierno preparan un plan de contingencia. Las puertas de La Bombonera se abren a las 13:00 de Argentina.

Buenos Aires

Sigue el Boca - River en vivo y en directo, partido de ida de la final de la Copa Libertadores 2018, aplazado de ayer sábado por las lluvias caídas en Buenos Aires.

Buenos Aires despertó revolucionado. Nadie se quiere perder la Superfinal entre Boca y River. Incluso varios canales deportivos de televisión transmitieron desde madrugada todos los detalles de la previa.

Pero uno de los aspectos que más preocupa es el diluvio que se espera a la hora del partido. Ante ello, las autoridades realizaron una especial solicitud a los seguidores xeneizes (no habrá hinchas de River) a su llegada a La Bombonera.

“Por ningún motivo lleven paraguas. Está prohibido por seguridad de los asistentes, por lo cual pedimos a la gente que se prepare para la lluvia”, dijo Guillermo Madero, ministro de seguridad nacional de espectáculos públicos.

Por otro lado, recomendó que los hinchas sin entradas no lleguen al estadio, pues podrían recibir un duro castigo, por disposición de seguridad.

“La gente que no tenga entradas no vaya porque puede ser castigada con su exclusión a otros espectáculos de fútbol a futuro. Todo es por seguridad”, prosiguió la autoridad.

“Quienes tengan entrada, recomendamos llegar lo más temprano posible. El operativo será intenso, con muchos anillos de seguridad en los alrededores del estadio. Ojalá que sea una fiesta en paz”, cerró Madero.

Las autoridades afirmaron que por la trascendencia del duelo utilizarán efectivos policiales de seguridad nacional y de la justicia de Buenos Aires. Y pese a que no dieron cifras oficiales, se espera más de mil efectivos antes, durante y después del partido. Asimismo se informó que serán más de 200 policías que estarán en el interior del estadio, es decir, el doble de un partido común.