Boca Juniors - River Plate

El particular castigo que pudo terminar con la carrera del juez de Boca-River

El particular castigo que pudo terminar con la carrera del juez de Boca-River

Roberto Tobar sufrió un duro castigo en Chile en 2012, debido a una dura denuncia. Hoy goza de alto estatus gracias a la final que dirigirá.

La carrera de Roberto Tobar, que hoy dirigirá la primera final entre Boca y River, sufrió un brusco giro en 2012, que incluso pudo acabar con su ascendente momento: la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), que dirige el balompié de Chile, determinó suspenderlo por ocho meses tras comprobar su participación en una escandalosa polémica que se denominó el “Club del Póker”.

Tobar, a esa altura considerado como un prometedor árbitro, fue parte de un cerrado grupo dirigido por Mario Sánchez, ex juez FIFA, que se dedicaba a “repartir” los partidos entre los jueces en medio de una partida de póker.

El hecho le costó la suspensión que, de paso, impidió posteriormente su rápida inserción en el primer plano del fútbol chileno.

Con el correr de los años, Tobar volvió a recuperar protagonismo, tras lo cual se le confió permanentemente la dirección del Superclásico de Chile, entre la U y Colo Colo.

Hoy, el fútbol le devuelve la mano al juez chileno, al ponerlo en el primer plano mundial en el clásico de Boca y River, que comenzará a definir una nueva edición de la Copa Libertadores.