HURACÁN 3 - COLÓN 2

Huracán remonta un 2-0 a Colón con un jugador menos

Colón comenzó ganando 2-0 y Auzqui se fue expulsado en el 50'. Huracán se rehízo y acabó remontando con uno menos y con tres goles en diez minutos.

0
Huracán remonta un 2-0 a Colón con un jugador menos

Una increíble remontada en el segundo tiempo, con un hombre menos por la expulsión de Carlos Auzqui, le permitió a Huracán remontar esta noche en su estadio una desventaja de dos golees e imponerse por 3-2 ante Colón de Santa Fe, por la décima fecha de la Superliga Argentina de Fútbol.

El conjunto “sabalero” lo ganaba con dos goles que convirtió a través de Lucas Mancinelli, en contra, y Tomás Chancalay, en una ráfaga de cuatro minutos en el primer tiempo.

La épica reacción del “globo” llegó por intermedio de Lucas Gamba, la gran figura del partido, quien primero descontó, luego participó en la jugada del empate del colombiano Andrés Roa, y por último fue el responsable del 3-2 definitivo, al ejecutar un tiro libre que se desvió en Adrián Bastía y descolocó a Leonardo Burián.

A los 39 del primer capítulo pegó Colón, después de una mala salida en su campo de Israel Damonte. La visita recuperó y atacó sin demoras a una defensa desacomodada. La conclusión de la jugada encontró a Tomás Chancalay con la chance de ensayar un remate que se desvió en Cristian Chimino y que no pudo despejar eficientemente Lucas Mancinelli, quien metió la pelota en su propio arco.

Poco después, a los 42, el conjunto de Eduardo Domínguez salió rápidamente con el “Globo” volcado en ataque y llegó hasta el área de Marcos Díaz. El arquero respondió ante un derechazo de Franco Zuculini, pero poco pudo hacer en la segunda jugada, cuando Chancalay se tomó revancha y estampó el 2-0.

Huracán, que había exigido a Leonardo Burián por intermedio de un tiro libre de Lucas Gamba y un derechazo de Carlos Auzqui, se quedó con las manos vacías en un primer capítulo en el que hizo méritos como para no terminar con semejante desventaja.

La expulsión de Auzqui a los 4 minutos llevó a pensar que el trámite del encuentro se iba a simplificar para Colón. Pero la realidad demostró todo lo contrario, porque el local empujó con mucho amor propio y acorraló a su rival contra el arco de Burián.

Es cierto que comprometió al arquero “sabalero” apenas en un puñado de oportunidades antes de los 27 minutos, pero una vez que lo venció terminó de entonarse.

Es que en ese momento, cuando Domínguez le pedía a sus futbolistas que se adelanten en el campo de juego, Gamba alcanzó la igualdad en una acción un tanto desprolija, tras un yerro del ingresado Andrés Chávez, que se recuperó rápidamente para enviar al centro la pelota para el toque a la red del ex Unión.

Colón sintió y mucho el impacto, y un minuto después vio reducida a la nada misma la distancia que había construido en una nueva ráfaga, tal como la que había generado en el primer tiempo para el 2-0.

Es que un minuto después del descuento, Roa decretó el empate y le puso justicia al resultado. A partir de allí la temperatura del encuentro subió, y el equipo de Gustavo Alfaro no se conformó.

Es que a los 37, Gamba cobró una falta en la puerta del área y la carambola en Bastíadejó parado a Burián. El estadio, definitivamente, explotó.

Colón se acordó tarde de buscar el arco contrario, y lo pagó caro. Huracán, con amor propio y mucha vergüenza deportiva, logró revertir un partido que parecía perdido.

El próximo compromiso de Huracán, por la undécima fecha, será el lunes 5 de noviembre como visitante ante Lanús.

Colón, que había enhebrado dos victorias en la Superliga después de quedar eliminado de la Copa Sudamericana, buscará revancha dos días antes ante Central en el Gigante de Arroyito.