RIVER 3-1 INDEPENDIENTE

River fue mucho River

River Plate consiguió el pase a las semifinales de la Copa Libertadores después de superar a Independiente (3-1) con goles de Scocco, Quintero y Santos Borré.

La Copa Libertadores es la obsesión de River. Y la juega con la cabeza y con el corazón. Desde que Marcelo Gallardo se convirtió en entrenador del equipo Millonario allá por el 2014, juega los partidos decisivos con una intensidad que abruma a sus contrincantes. Y contra Independiente volvió a mostrar su chapa de candidato, y que el torneo continental es el que mejor le sienta.

A los Millonarios los hace implacables la presión y la responsabilidad, crecen mentalmente en carácter y en juego golpeando en los momentos justos y poniendo de cara a sus rivales con la impotencia de sus propias limitaciones. Lo intentó Independiente, sobre todo en la segunda parte que se recuperó del gol inicial de Scocco y hasta la última jugada. Pero no lo consiguió.

Queda el sinsabor de saber que hubiera sucedido si el árbitro convalidaba el penal no cobrado de Pinola a Benitez. Pero los de Holan dependieron demasiado de lo que propuso el rival. Y aunque el partido en la segunda aparte se volvió frenético, ni aun en los momentos de descentro de su rival consiguió doblegarlo.

La primera parte del partido fue pareja, River salió con una formación con la cual pretendió lanzarse al ataque con tres delanteros netos, para imponerse sobre su rival y conseguir el pase a cuartos. Los primeros minutos fueron del local, pero la formula de los tres atacantes no dio el resultado esperado porque el equipo no llegaba con peligro al área de Independiente.

Los de Holan, se cerraron en el mediocampo, consiguiendo controlar a los de de Gallardo pero no patearon al arco. Pero en su intento, su equipo quedó partido porque quienes debían manejar la pelota Maxi Meza, y Pablo Hernandez no estuvieron finos en la gestación de juego, y los delanteros quedaron demasiado aislados.

Con el correr de los minutos, River fue asfixiando a Independiente con la presión alta y achicándole los espacios, pero a los 35´ Pinola rechazó una pelota con la pierna levantada, y le pegó a Benitez. El árbitro esperó la llamada de los operadores del VAR, y no cobró el penal. Era también tarjeta roja para el defensor de River. Pero aunque los jugadores del Rojo reclamaron, no fueron escuchados.

Los equipos se fueron al entretiempo con el marcador igualado como en el partido de ida. Pero nada estaba dicho aún. Y en el inicio de la segunda parte, River salió a la cancha con la ambición renovada y dispuesto a cerrar el partido desde los primeros minutos. Así fue que apareció el goleador Nacho Scocco, con una jugada de contra ataque que definió perfectamente para poner el 1-0. El delantero llegó a su gol 28 gol en River, y marcó en el tercer partido consecutivo , ya le había marcado a Boca y a Lanús.

Con el gol, el partido se abrió, los delanteros de uno y otro equipo crecieron en protagonismo y consiguieron hacer daño. Y el partido se rompió y se jugó de área a a área, por los nervios y los errores de unos y otros. Pero cuando pareciera que Independiente estaba desarmado por el golpe del gol de los. Millonarios, apareció Gigliotti, el goleador de la Superliga, y se le escapó a Maidana, y Romero persiguió la pelota hasta el final y remató, Armani falló y dio rebote, y el Puma consiguió poner la pelota en la red para sellar el empate.

El encuentro se volvió vibrante pero si hay algo que saben Gallardo y sus jugadores, es que estos partidos están hechos a su medida. Y en la confusión, el entrenador de River mandó a la cancha a JuanFer Quintero. El colombiano entró fresco, y en jugada casual, le dio el brillo de su pegada, apiló a cuatro jugadores y remató solo ante al arco de Campaña para marcar el 2-1. Con su ingreso, el Millonario ocupó bien la cancha con dos líneas de cuatro, y sumó a De La Cruz para cuidar el resultado parcial. Y seguir lastimando con la habilidad de Quinteros.

A Independiente le costó avanzar con pelota dominada y intentó aprovechar algunas de las ocasiones que tuvo a través de la pelota parada. Pero apareció Borré, quien en un ataque de Independiente recupero la pelota y lanzo el contraataque con de La Cruz lanzado al ataque, y el colombiano entró a la carrera y definió creado para poner el 3-1 y sentenció e partido. Lo tuvo Figal para descontar en la última jugada del partido y de cabeza. El gol de visitante hubiera dado vuelta el resultado del partido, pero el jugador no pudo darle la dirección correcta para pone la pelota en el arco de Armani. Y River lo terminó ganando y consiguiendo el pase a semifinales.

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar