SELECCIÓN

Di María sobre la prensa: "Ya no son críticas, pasan a insultos"

Di María sobre la prensa: "Ya no son críticas, pasan a insultos"

Matthias Hangst

Getty Images

Ángel Di María ha declarado en el portal The Player Tribune que quitó el volumen cuando veía la derrota de Argentina por 6-1 contra España por las críticas a sus compañeros.

"Me acuerdo cuando recibí la carta del Real Madrid. La rompí antes de abrirla". Así empieza la carta de Ángel di María en The Players Tribune en la que habla de su dura infancia, los esfuerzos de su familia, la advertencia del Real Madrid previo a la final del mundial de Brasil o la presión de la prensa argentina en su país.

La lesión en el Mundial 2014 y la carta del Real Madrid

“Si me rompo, déjenme que me siga rompiendo. No me importa. Sólo quiero estar para jugar”. Y ahí estaba, poniéndome hielo en la pierna, cuando el médico Daniel Martínez entró al cuarto con un sobre en la mano y me dijo: “Ángel, mirá, este papel viene del Real Madrid”.

“¿Cómo? ¿Qué me estás diciendo?”, le dije. Me contestó: “Bueno, ellos dicen que no estás en condiciones de jugar. Y nos están forzando a que no te dejemos jugar hoy”.

Inmediatamente entendí lo que estaba pasando. Todos habían escuchado los rumores de que el Real quería comprar a James Rodríguez después del Mundial, y yo sabía que me querían vender para hacerle lugar a él. Así que no querían que su jugador se rompiera antes de venderlo. Era así de sencillo. Ese es el negocio del fútbol que la gente no siempre ve.

Le pedí a Daniel que me diera la carta. Ni siquiera la abrí. Solamente la rompí en pedacitos y le dije “Tirala. El único que decide acá, soy yo”

Las críticas a sus compañeros en la derrota por 6-1 contra España

"El partido contra España lo vi en mi casa y lo estaba viendo con la tele argentina. El segundo tiempo llegó un momento que le saqué el volumen, la dejé sin volumen a la tele. Ya no son críticas, pasan como a insultos, a agredirte, que este no puede estar en la selección, que mirá, un desastre, que ya no le da para estar".

"Vos podés criticar, pero criticá de buena manera, de una manera en la que vos no lastimes, en una manera que vos digas cosas de que no tengas que seguir en la selección, por ejemplo, pero no en agresiones, en decir cosas feas".

La ayuda del psicólogo para jugar en la selección

"De hecho, justo antes del final de las Eliminatorias, empecé a ir a un psicólogo. Estaba pasando un momento complicado en mi cabeza, y normalmente puedo confiar en mi familia para salir de esas situaciones. Pero esta vez, la presión de la Selección era demasiado grande, así que fui a un psicólogo y realmente me ayudó. En los últimos dos partidos, me sentí mucho más suelto y relajado".

"Me recordé a mí mismo que formaba parte de uno de los mejores equipos del mundo, y que estaba jugando para mi país, viviendo el sueño que tenía desde chico. A veces, como profesionales, nos podemos olvidar de estas pequeñas cosas".

Sus inicios en Rosario Central y los sacrificios de su madre

"Graciela era una bicicleta amarilla, oxidada, con la que mi mamá me llevaba todos los días al entrenamiento. Tenía un canastito adelante y espacio para llevar uno más atrás, pero había un problema, porque mi hermanita también tenía que venir con nosotros. Entonces mi papá con una sierra le cortó un cuadrillo de cada lado del canastisto, que es donde se sentaba mi hermana".

"Así que imaginen esto: una mujer andando en bicicleta por todo Rosario, con un pibe atrás y una nenita adelante, más un bolso deportivo, con mis botines y algo de comer, en el canasto de adelante. En subida. En bajada. Pasando por los barrios más difíciles. Bajo la lluvia. En el frío. De noche. No importaba. Mi mamá sólo seguía pedaleando".

0 Comentarios

Normas Mostrar