SELECCIÓN

Trabajos extra para frenar a la artillería aérea de Islandia

Trabajos extra para frenar a la artillería aérea de Islandia

GUSTAVO ORTIZ

DIARIO AS

Preocupan las acciones de juego parado en las que Islandia puede hacer sufrir a los de Jorge Sampaoli, que insistió en ello en el último entrenamiento.

Hallfredsson, Sigurdsson, Arnason… Los apellidos de los jugadores islandeses no suenan mucho en el fútbol mundial, pero para los once argentinos que mañana pisarán de entrada el estadio del Spartak en el debut en Rusia2018 ya son casi como compañeros de viaje. No por su calidad técnica, sino porque representan el núcleo de la artillería aérea del equipo nórdico en cada córner o tiro libre cerca del área que tienen a favor y este es, a 24 horas del estreno, el máximo desvelo de Jorge Sampaoli.

Con los titulares decididos hace varios días y el funcionamiento ofensivo ajustado hasta donde lo permitió el tiempo de trabajo del que dispuso, el técnico de la selección dedicó el último entrenamiento preMundial a trabajar la defensa de las pelotas paradas, que en los últimos años fueron siempre una prueba a medio aprobar y que se presenta como el principal arma del rival en la apertura.

Con diez centímetros más de altura en el promedio general de los jugadores que integran cada plantel, Islandia tiene puesto un alto porcentaje de sus opciones para lastimar en ataque en los centros laterales y los lanzamientos libres. Y sobre esos puntos hizo hincapié una vez más Sampaoli en la práctica de esta mañana en el centro de Bronnitsy (el tema, en realidad, fue casi una obsesión desde el primer día que se juntaron en Ezeiza).

Argentina dispondrá a Meza y Tagliafico custodiando los postes; a Mascherano y Biglia haciendo zona en torno al punto del penal; a Agüero y Di María, listos para cortar los posibles pases hacia atrás y centros en segunda jugada y/o salir a la contra si hay rechazos; y a los demás –Otamendi, Rojo y Salvio- tomando hombre a hombre a los fornidos atacantes islandeses. Messi flotará en la zona de rebote, al borde de la medialuna.

La presencia de Rojo en lugar de Fazio se explica porque antes que los centímetros de más que aportaría el hombre de la Roma, el cuerpo técnico prefiere la capacidad del ex jugador de Estudiantes para encontrar los espacios adecuados para ganar por arriba, sobre todo en los centros laterales. Con el resto, no hay mucho más adonde elegir para contrarrestar la supremacía islandesa. Ellos son talle XXL, los argentinos apenas si superan la M.

Algo semejante ocurrirá en ataque. Pese a la efectividad de Otamendi, Rojo e incluso Tagliafico para ganar por arriba en el área de enfrente, la idea es no regalar la pelota con centros que casi seguridad morirán en las cabezas de los centrales o las manos del experimentado arquero Halldorsson.

Esta vez, más que nunca, volverá a repetirse la frase que se hizo célebre tras la final de Maracaná: ante Islandia queda claro que todo lo que haga Argentina debe hacerlo por abajo.

0 Comentarios

Normas Mostrar