SELECCIÓN

Sampaoli tiene dudas en el arco: Caballero o Armani

Cuando dio la lista definitiva de los 23 jugadores que representarán a Argentina en el Mundial, Jorge Sampaoli se negó a ponerle nombre y apellido al arquero titular.

0
Sampaoli tiene dudas en el arco: Caballero o Armani

El lunes, cuando dio la lista definitiva de los 23 jugadores que representarán a Argentina en el Mundial, Jorge Sampaoli se negó a ponerle nombre y apellido al arquero titular. Y por una vez, la jugada le salió bien. Porque si, como indicaba la lógica, hubiese mencionado a Sergio Romero, la lesión sufrida ayer por el hombre del Manchester United dejaría en evidencia que la selección debería afrontar el Mundial con un suplente.

Un bloqueo articular en la rodilla derecha dejó fuera de combate al guardameta que en más ocasiones se puso bajo los tres palos albicelestes, y más allá de la polémica que planteó su mujer, Eliana Guercio, en cuanto al tiempo de recuperación que hubiera necesitado para estar en condiciones de volver a atajar, su marcha deja acéfalo un lugar clave del equipo.

Sampaoli, todo hay que decirlo, fue fiel a otra consigna que lanzó el lunes: no esperará hasta última hora la recuperación de ningún jugador, excepto Messi llegado el caso. Romero jugó un solo partido desde marzo, cuando se lesionó al chocar con Diego Costa en el amistoso ante España. Una artroscopia urgente y un mínimo de dos semanas de inactividad lo llevarían a Rusia absolutamente fuera de ritmo, aun suponiendo que su rodilla quedara perfecta. Y aunque “Chiquito” ya dio muchas muestras de no necesitar continuidad en sus clubes para cubrir con garantías el arco argentino, el técnico prefirió cortar por lo sano.

También fue acertada la decisión de designar casi de inmediato a Nahuel Guzmán como su sucesor. La ausencia inicial del Patón entre los 23 había provocado múltiples conjeturas. La caricatura del entrenador que el padre del arquero ex Newell's colgó en facebook permitió abrir incluso un interrogante mayor sobre si sería el elegido. Pero mientras ya comenzaba a rodar el nombre de Agustín Marchesín como candidato, desde la AFA confirmaron que el hombre de Tigres de Monterrey volvía a sumarse al plantel.

Horas antes, Guzmán se había desentendido del mensaje lanzado por su padre -”¿Qué hizo esta vez mi viejo?”, preguntó ante la consulta periodística, sin saber nada sobre el dibujo- y había pedido tiempo para hacer algún tipo de declaración sobre su marginación inicial. Se sabe que fue el único de los 12 jugadores que quedaron fuera de la convocatoria final que recibió un llamado explicativo del técnico. Posiblemente esa comunicación y la prudencia hayan ahorrado un nuevo foco de debate respecto al tema.

Sin embargo, el affaire Romero/Guzmán no es el único que afecta al puesto del nº 1 del equipo. La negativa de Marcelo Gallardo en liberar a Franco Armani para que se sume a las prácticas en Ezeiza y su posible titularidad esta noche ante Flamengo en el partido de Copa Libertadores también levanta polvareda. Reglamentariamente, los clubes no tienen ninguna obligación de ceder a sus futbolistas hasta el 30 de mayo, y en ese sentido no hay reproche posible hacia el técnico de River, pero la diferente vara utilizada para actuar en el caso de Juan Quintero (el mediocampista colombiano ya está en su país a las órdenes de José Pekerman) disparó un aluvión de críticas contra el Muñeco. Saber si Armani estará hoy entre los titulares y diseccionar su rendimiento será el gran atractivo para el encuentro en el Monumental.

Lo concreto es que sin Romero, la selección ha perdido mucho. No solo al arquero con más experiencia en Mundiales (jugó los de 2010 y 2014) sino también a un referente importante del grupo. Chiquito era una especie de capitán sin cinta y cubría uno de los grandes déficits que desvelan al cuerpo técnico nacional: la falta de líderes de peso. La voz del arquero que surgió de Racing era respetada por los demás, y aunque Guzmán también es sentido como parte importante del plantel, su lugar no es tan preponderante.

Y en lo futbolístico, el arco queda más abierto que nunca. Willy Caballero, que goza del favor del técnico, arranca con la ventaja de su buen desempeño ante Italia. Armani tendrá que empezar a responder a las incógnitas que plantea a partir del momento en el que llegue a Ezeiza y puedan verlo atajar en los entrenamientos. Guzmán, quizás, salga desde un punto más atrás.

La selección, tal como anticipó Sampaoli el lunes y ahora más que nunca, no tiene guardián.