BOCA - JUNIOR

Boca sufre pero está vivo

Boca Juniors rescató un punto de Barranquilla (1-1) ante Junior después de un partido intenso y con muchos nervios. Pavón fue el mejor xeneize.

0
Boca sufre pero está vivo
LUIS ACOSTA AFP

Boca Juniors rescató un punto de Barranquilla después de un partido intenso y con muchos nervios. El duelo terminó en empate después de que Pavón, con la ayuda de Ruiz, igualara el gol que convirtió el propio Ruiz desde el punto de penalti en la acción más discutida del partido.

Boca, consciente de lo que se jugaba, salió con mucha intensidad. Buscó generar peligro con el balón, manejándolo por abajo e intentando empujar desde un principio a los colombianos. Pablo Pérez tuvo mucha participación en esos instante siniciales, al igual que Reynoso y Tevez que generaban superioridades en la espalda de los mediocentros. El 'Apache' tuvo la mejor ocasión xeneize con un disparo desde la frontal del área que despejó Viera a saque de esquina. El colegiado le anuló un gol a Boca para al entender que había falta de Magallán previa al remate de Pablo Pérez en el segundo palo.

Cuando más inquietaba la portería contraria el conjunto de Guillermo Barros Schelotto, el árbitro señaló un penal inventado. Un derribo de Wilmar Barrios a Piedrahita que no existió sirvió para que Junior se adelantara en el marcador. Luis Carlos Ruíz marcó desde los 12 pasos pese a que Rossi había desviado la pelota. Era el minuto 33 y no supo encontrar Boca su camino en el encuentro. En esos minutos que restaban de primer tiempo se vio al equipo nervioso, perdido.

El descanso le vino bien al equipo argentino. El 'Mellizo' reordenó a su equipo, reestructuró piezas y le dio más protagonismo a Pavón. El '7' apareció poco en los primeros cuarenta y cinco minutos, pero fue importantísimo por su garra y desparpajo en los segundos.

En la segunda mitad, Boca fue más. Sobre todo en esos minutos iniciales en los que se vio al xeneize más motivado. Persiguió el empate con Tevez, Reynoso y Pavón activados por la necesidad del equipo. El cordobés fue un dolor de cabeza para los locales. En el minuto cincuenta de encuentro, una falta esquina, pero peligrosa, la convirtió Pavón con un duro disparo. El balón se introduce en la portería después de tocar en Ruiz, autor del tanto del 'Tiburón' en la primera parte.

A partir de ahí, Boca se creció. Se vio capaz de todo. Pero los protagonistas siempre fueron los mismos. Tevez, Pavón, Reynoso... Acabaron fundidos. Le dieron a los suyos alas, con un buen manejo de la pelota y sabiendo inquietar a Junior. Aun así, no le dio al xeneize para hacer el segundo. Se volcó tanto que dejó algunos espacios. Ahí apareció la figura de Lisandro Magallán. Además de Barrios, el joven central xeneize estuvo muy sobrio, cortando todos los intentos de contragolpe de los colombianos. De nuevo, respondió en un duro encuentro. Teo Gutiérrez y Chará pudieron marcar, Rossi cometió un error que él mismo subsanó con un despeje acrobático en unos minutos finales de infarto.

La entrada al partido de Cardona y Buffarini apenas le dieron algo a Boca. El colombiano, que regresaba a la que un día fue su cancha, no desbordó en ninguna ocasión y abusó de la conducción, frenando los contragolpes de los suyos.

El empate, visto lo que pudo haber ocurrido, es un resultado que debería satisfacer a Boca. Eso sí, necesita imponerse en casa ante Alianza Lima en un partido que jugará mirando a lo que ocurra entre Palmeiras y Junior. El xeneize rescató un punto y sueña con los octavos de final.