Competición
  • Liga Argentina
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Premier League

Keylor fue el mejor…

Keylor fue el mejor…

Cruel desenlace. Hace unos días tuve la oportunidad de conversar un buen rato con un miembro del vestuario. Imaginaba que me trasladaría un estado de euforia con la vista puesta en el Clásico tras llegar con el Quintete calentito de Abu Dhabi. Pero la realidad fue bien distinta. Me confesó, mirándome a los ojos, que un empate sería un buen resultado. “El Barça casi siempre nos acaba aquí mostrando nuestras carencias. Un empate no sería malo del todo”. Deduje que era un alarde de humildad de un vestuario que lo ha ganado prácticamente todo en este grandioso 2017. Pero en realidad me estaba abriendo los ojos... y yo seguí ciego. Imagino que él me estaba avisando de lo que estaba ya preparando Zidane en el laboratorio de Valdebebas.

Kovacic por Isco. Granítica declaración de intenciones. Voy y quito a uno de mis genios para intentar anular al number one de ellos. Zizou estuvo muchos años en el fútbol paquidérmico y encorsetado del Calcio y eso a veces puede dejar un tic en partidos de semejante alcurnia. Pero el míster, al que reitero mi devoción y admiración después de sus 8 de 10 en títulos, hay que recordarle que el Madrid debe morir en el Bernabéu de pie y con la cabeza alta. Si se trata de ganar al Barça, que sea ofreciendo tú sobre el tapete tus mejores galas. Esto es como si para la Nochebuena de hoy mi madre se guardase el jamón de jabugo y los langostinos de Huelva para otra ocasión. Absurdo...

Keylor, el mejor. Pese a que el 0-3 puede parecer que refleja otra cosa, tengo que decir sin complejos que para mí el mejor del Madrid en el Clásico fue el costarricense. Con su agilidad, sus tapadas (frontales y laterales) y su compromiso evitó una goleada que hubiese sido insoportable. Ya con 0-0 y en el mejor periodo de juego de los blancos abortó el 0-1 de Paulinho con un despeje pleno de reflejos. Ya sé que con el 0-3 (que por cierto llegó tras recoger Messi un balón que ya había salido de banda) algunos dentro del club le seguirán buscando la proa. Quieren fichar un portero (y no les basta con Kepa, ya les aviso a ustedes), lo que me parece una falta de respeto absoluta para el hombre que nos ha ayudado con sus intervenciones y sobriedad a ganar dos Champions consecutivas. Confío en que los mismos que han decidido buscarle caducidad al yogur de Keylor no sean los mismos visionarios que calcularon que la marcha de Morata, Pepe y James no nos quitaría poderío... Y de Benzema no quiero decirles nada porque me caliento. Jornada 17 de Liga y lleva dos goles. No añadiré nada más.

Bernabéu. Chapeau por la afición. A pesar de la hora inusual para un Clásico (no es lo mismo llegar al campo después de comerte una ración de porras y churros que después de tomarte unas pintas de cerveza fría), la grada apretó todo lo que pudo. Puso mucho de su parte, especialmente en ese primer periodo en el que la presión alta del Madrid hizo concebir falsas esperanzas en un final feliz.

Feliz Nochebuena. Voy a positivizar mi cerebro. Me acuerdo de buena gente como Sergio y su padre, del Mesón Paulino de Talayuela (Cáceres) y del Jaleo&Fusión de Las Ventas, Chuchi Castillo de la peña Nueva Ciudad de Torrelavega, Jesús Pérez (la elegancia hecha madridista), José Lorenzo, el extremeño que sabe más de jugadores, y mi amigo Balbino, que madrugó para volar desde Bruselas para sufrir este chasco. Pero hay que levantarse, amigos. Somos el Madrid. ¡Feliz Nochebuena!

0 Comentarios

Normas Mostrar