NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Messi habla con el discurso del enemigo

Actualizado a

En Argentina, a diferencia del resto del mundo en el fútbol ya no se juega para ganar, empatar o perder sino para ganar o fracasar. Y el mejor jugador del mundo se apropió de ese mensaje perverso. "Todo pasa por el resultado"

Lionel Messi habló largo y profundo en una entrevista con Gastón Recondo en TyC Sports. Una entrevista muy buena, muy sincera. Reparo en que desde que cubro selección argentina hace ya 15 años, Messi no solo jugó al fútbol y se convirtió en el mejor jugador del mundo sino que además formó una familia: se casó con Antonella, tiene dos hijos, Thiago cuenta es más calmo y Mateo, más travieso. Y que hizo una vida cuyo éxito es ser feliz.

Esa idea me da vueltas. Mientras tuvo éxito en el deporte además formó una familia y es feliz. Pero me abruma una de sus frases: "Si nos va mal este mundial tenemos que desaparecer todos. Es muy complicado que siga alguno porque son muchos años que estamos, muchos partidos varias Copas América, el mundial anterior…la gente se cansa. Quiere ver caras nuevas. Todo pasa por el resultado y la gente quiere resultados y si no ve resultados quiere caras nuevas. Lo venimos pensando hace rato, desde la Copa anterior perdida. Todo pasa por el resultado".

No, Lionel, no todo depende del resultado. Competir conlleva la posibilidad de perder. Perder no es fracasar. Fracasar es no intentar en el deporte, como en la vida. Es no tener la posibilidad de ganar, empatar o perder. Y en el deporte como en la vida, el azar juega su rol determinante. Y es lo maravilloso del deporte y de la vida: lo imprevisible. Bienvenido al club de los fracasados.

En el fútbol, en un mundial, el azar puede estar marcado por las pelotas que chocaron en los palos, las lesiones, los fuera de juego mal cobrados, un mal arbitraje, un rival que tuvo su día de gloria aunque técnicamente sea peor que Messi. Infinidad de circunstancias aleatorias. Tan aleatorias como el gol de Maradona a los ingleses con la mano, que no cobró el árbitro Bogdan Dochev.

Puedo comprender el porque Messi se apropió del discurso de su enemigo. Se le hizo carne, como a muchos argentinos. Es tal vez lo que esperan que él diga, la miserable victoria de los oráculos del éxito: Messi, el futbolista que rompe toda la lógica en la cancha, el mejor del mundo, apropiándose del discurso de sus detractores y asumiendo la posibilidad de fracasar con la Selección Argentina. Y puedo imaginarlos regodeándose con su dolor y el de su generación cuando dijo: ¨Si nos va mal nos tenemos que ir todos¨ (por el Mundial de Rusia 2018)

No dejo de pensar que es el argumento perverso con el que sus enemigos en la Argentina le machacan desde que se puso la camiseta de la Selección Argentina. El argumento con el cual inducen al espectador de fútbol a desacreditar su fabulosa carrera deportiva en el Barcelona.

Y cuando la utilizan enseguida sacan la foto de Diego Maradona levantando la Copa del Mundo.

En la sociedad Argentina el fracaso, la idea del fracaso se adueño del fútbol: ya no se gana o se empata o se pierde, que son las reglas generales del fútbol en el mundo. Ahora se gana o se fracasa. Y ese paradigma tiene mucha fuerza por ser el paradigma de un puñado de periodistas, voceros de grupos multimedia, dueños del fútbol argentino. Y como una mentira repetida mil veces tiene presunción de verdad en la era de la mass media esta mentira, se ha convertido en el paradigma con el que los hinchas de futbol evalúan el desempeño del fútbol argentino. Y esa mentira ahora la prolifera Messi, que siente que si no gana un mundial es un fracasado. No lo culpo. Que nos quedaría en esta sociedad para los demás que no somos Messi. Porque ni siquiera quienes proliferan este discurso son Messi en su profesión.

Y aclaro, hago la salvedad del fútbol, porque curiosamente en otros deportes a los deportistas se les admite perder finales y se los idolatra cuando salen segundos.

Me gustaría que existiera un experto que pudiera exclarecernos algunas preguntas que nos hacemos unos cuantos. ¿Cual es la explicación científica por la cual Argentina debería ser campeona del mundo con Lionel Messi? ¿Cual es la razón por la cual no se le admitiría a Messi no ser campeón del mundo? ¿Porqué supeditar su maravillosa carrera a un resultado deportivo, a la final del un mundial?. ¿Hay una razón divina? Yo no tengo la respuesta. Y no creo que alguien la tenga.

¨Pasamos momentos difíciles y nos duele haber llegado tres finales y ser tan criticados. Somos los primeros en querer ser campeones y festejar. Pero hemos recibido criticas fuera de lo normal. Y por eso la amargura cuando no se dan los resultados sabemos la que se viene, lo que están esperando. Que esta generación se vaya¨.

No te vayas Messi. O si te vas, que no sea porque otros te dicen cuando irte. Prepararse para competir incluye la posibilidad amarga de perder. No lo olvides. Nuestros ojos y nuestro corazón, ganan cada vez que juegas al fútbol. Mis hijos ganan, y ganan tus hijos. No cuando vean tus vitrinas llenas de balones de oro, cuando miren atrás y vean con emoci´ñon que nunca bajaste los brazos.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?