Competición
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Premier League
  • Liga Chilena
Estás leyendo

Piqué, entre los cuatro señalados del Barcelona en la Supercopa

BARCELONA

Piqué, entre los cuatro señalados del Barcelona en la Supercopa

Gerard Piqué en la Supercopa de España.

Manuel Queimadelos Alonso

Getty Images,

Salió en la foto de todos los goles. Aleix y Deulofeu no dan el nivel de momento para partidos grandes y Suárez estuvo poco solidario con sus compañeros.

Barcelona

Además de no funcionar como equipo y caerse en la segunda parte sin controlar los contragolpes del Madrid, el partido dejó cuatro señalados en la alineación del Barça.

Piqué salió en la foto de todos los goles. Concentrado al principio del partido, en el que tuvo que corregir los deslices de Aleix Vidal, fue perdiendo fiabilidad con el paso de los minutos. El gol en propia puerta le dejó en shock, sólo había que ver su cara después de la acción. Ese impacto le sacó del partido. Eso, y los enormes espacios que dejaba en su espalda Aleix. Dejó demasiados metros a Cristiano y Asensio en la jugada de los goles. Especialmente al primero. A los dos les concedió su pierna buena para disparar por miedo a ser burlado en un remate. Es cierto que Asensio armó el chut casi sin espacio pero, desde luego, no será la mejor noche que recuerde Piqué. En el Clásico de verano ya había sido sentado por Kovacic en la jugada del 2-1.

Piqué remata contra su portería.

Aleix Vidal, como se sospechaba, es un jugador con físico, recorrido y talento ofensivo. Posiblemente ideal para jugar en casa ante rivales de menor envergadura. Pero una pesadilla para los técnicos a nivel defensivo. Comprometió balones de todo tipo al inicio del partido, perdió la posición (Busquets se la rectificó varias veces) en numerosas ocasiones y acabó desbocado en la banda. Un jugador difícilmente sostenible tácticamente en partidos de alto nivel.

Marcelo y Aleix Vidal disputan un balón.

Deulofeu tiene un papel delicadísimo. Hacer olvidar a Neymar. Y es obvio que no es Neymar. Equivocó muchas decisiones y no hizo sufrir a la defensa del Madrid. Estuvo voluntarioso y se dejó el alma pero le falta jerarquía. Lo que en categorías inferiores era un futbolista que marcaba diferencia ahora es un jugador animoso hasta que le dura la gasolina. La sombra de Neymar, sin embargo, es alargadísima. Y a kilómetros se ve que sus compañeros de delantera, Messi y Suárez, no le tienen mucha fe.

Deulofeu se lamenta durante el partido.

Luis Suárez sacó su peor cara contra el Madrid. Además de tirarse en la acción del penalti, estuvo poco concreto y fallón en las acciones de toque y paredes con sus compañeros. Tampoco desbordó en los regates y ni siquiera ante el gol, su gran virtud, estuvo clarividente. Pero lo peor fueron algunos de sus gestos con sus compañeros, especialmente Deulofeu. Echándole a la gente encima con sus aspavientos para que eligiera la jugada que él imaginaba. También estuvo algo beligerante con Rakitic y Denis cuando salió al campo. Mal camino el de los reproches.

Suárez no tuvo su mejor día.

0 Comentarios

Normas Mostrar