Competición
  • Copa Libertadores
  • Champions League

SUPERCLÁSICO

Un Superclásico con el gas pimienta en el recuerdo


River - América en vivo: Partido amistoso de pretemporada

El domingo se jugará el Superclásico. Y la fecha coincide con el aniversario de los tres años de uno de hechos más vergonzosos de la historia del fútbol. Un 14 de mayo de 2014, Boca Juniors fue eliminado de la Copa Libertadores porque uno de sus hinchas tiró gas pimienta a los jugadores de River Plate.

La cara de los jugadores de River, frotándose el liquido rojo fue la imagen del bochorno. La rica historia del fútbol argentino en la Copa Libertadores quedó manchada por el lamentable episodio violento del gas pimienta. Y uno de los clásicos más cautivantes del fútbol mundial tuvo un triste desenlace que quedó enmarcado en uno de los hechos de violencia más tristes

Un 14 de mayo de 2014, miles de hinchas del equipo xeneize se habían dado cita en La Bombonera para apoyar a su equipo y con la esperanza de que sus jugadores pudieran dar vuelta la serie de octavos de final ante River Plate, después de la derrota por 1-0 en el Monumental.

Boca no había conseguido emparejar el resultado en el primer tiempo del partido en su cancha, pero sus opciones estaban intactas. Aunque había habido pocas situaciones de gol para ambos equipos, los del Vasco Arruabarrena confiaban aún en que podrían dar vuelta la historia.

Pero Adrián Napolitano, más conocido como el Panadero, había tramado una humorada que cambiaría completamente el desenlace de la clasificación. Hizo un agujero en la manga por la que debían entrar los jugadores, y lanzó gas pimienta a la ventilación del tunel, cuando el equipo de Gallardo se disponía a salir a la cancha. Cuando los jugadores llegaron al campo de juego, la escena fue dantesca. Aparecieron con las camisetas manchadas de un extraño liquido naranja, gritando y con los ojos rojos y quemadoras en varias partes del cuerpo.

Lo que sucedió después terminó por arruinar la imagen del partido. Los futbolistas de Boca permanecieron de pie en la cancha sin mostrar ninguna gesto de solidaridad con sus colegas rivales. Pretendieron que el partido continuara. Incluso el Vasco Arruabarrena, le insistió a Gallardo que realice los cambios y continúe con el partido. Alguien debía tomar la determinación de parar el partido, pero nadie lo hacía. Y los protagonistas discutían, los de River manifestando que en esas condiciones no podían continuar, y los de Boca defendiendo que el partido debía seguir de todas formas.

El árbitro Dario Herrera se demoró de manera incomprensible 70 minutos en suspender el partido, que terminó 0-0. Y debió esperar la determinación final de un vencedor de Conmebol. Los futbolistas de River más afectados por las quemaduras como Matias Kranevitter, Leonardo Ponzio y Leonel Vangioni fueron trasladados a un hospital para ser atendidos.

Las decisiones administrativas se sostuvieron en el sentido común.Y Boca fue eliminado de la Copa Libertadores. Y River consiguió la clasificación a cuartos de final. Ese año, los de Gallardo se consagraron campeones del torneo continental.

Hubo tres imputados por la agresión: Adrián ¨El Panadero¨ Napolitano, Diego Blas Biglia, y Federico Blanco. El el caso del Panadero fue condenado a realizar tareas comunitarias por el lapso de tres años. Y Boca Juniors recibió una sanción económica y ocho partidos sin público en su cancha.

El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Alejandro Dominguez, oficializó la reducción de la pena de ocho partidos que había recibido Boca por el incidente en febrero del año pasado. Con la reducción de la pena, Boca solo deberá cumplir dos partidos sin asistencia de público en torneos organizados por el máximo organismo del fútbol sudamericano.

 

Sigue la narración del Superclásico de la Liga Argentina entre: Boca-River