ARGENTINA

Magnano sobre Venezuela: "vivimos en una burbuja"

El entrenador argentino habló para As de su experiencia como entrenador de Trotamundos de Carabobo, de su regreso a dirigir a un club y de la situación política del país sudamericano
Nadal-Anderson: Final US Open 2017

0
Magnano sobre Venezuela: "vivimos en una burbuja"
Trotamundos BBC / Saúl Zerpa

Rubén Magnano (09/10/1964) no necesita presentación, aunque echar un vistazo por su biografía trae recuerdos encantadores. La medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, con la Generación Dorada de Argentina, o el título en los Juegos Panamericanos de 2015 con Brasil, son sólo algunas de sus gestas.

Una carrera llena de éxitos, aunque el cordobés no presume de ello. Prefiere enfocarse en el presente, que por ahora le tiene en Venezuela, dirigiendo a Trotamundos de Carabobo, en lo que es su regreso, luego de siete años, a la disciplina de un club.

La Liga Profesional de Baloncesto, un torneo que se juega de febrero a junio, es el nuevo reto del estratega argentino.

- ¿Cómo valora esta experiencia en Venezuela? ¿Qué fue lo que le llamó la atención de la liga y el país para asumir ese reto?

 Llegar a Venezuela era todo un desafío. Es una liga nueva para mí, un baloncesto con una dinámica interesante, que me ha me ha sorprendido por la manera en la que se juega. Es curiosa y sacrificada, con dos juegos en dos días, lo que hace que este campeonato tenga un grado de intensidad muy alto, con mucho atletismo. Estoy adaptándome a la forma de jugar, a la dosificación de los atletas.

 - ¿Pidió recomendaciones a sus colegas para aceptar el cargo con Trotamundos?

 Hablé con Fernando Duró y el Che García. Me dieron un espaldarazo. Sin la opinión de ellos, difícilmente hubiese aceptado la oferta. Me comentaron del trajín y el ritmo de la liga, que personalmente no estoy de acuerdo que se juegue de esta manera. Espero que a partir de octubre se recapacite y se estudie la manera de jugar. Creo que es un ritmo inhumano, jugar con menos de 20 horas de descanso.

 - Luego de tanto tiempo en selecciones nacionales, ¿cómo ha sido la readaptación a la disciplina de un club?

 Después de 7 años no es sencillo, tuve que cambiar el chip al de entrenar a un club. Con este vértigo incluso. La verdad es que es un trabajo arduo y trato de enfocarme en el objetivo del equipo.

 - Debido a la situación actual de Venezuela, ¿ha sentido preocupación de familiares y amigos?

 Acá hay dos aspectos bastante interesantes, que es lo que uno vive dentro de Venezuela en el ámbito del deporte, que te digo que somos unos privilegiados, estamos viviendo en una especie de burbuja casi impenetrable, en comparación al pueblo. Denoto muchísima preocupación de amigos y familiares. En lo personal estoy con mi esposa y mi hijo. Percibimos las pequeñas cosas pero no lo que realmente está viviendo la gente afuera.

- Después de trabajar con jugadores de tantos países, ¿podría describir al jugador venezolano y los puntos que debe mejorar?

 Año a año el jugador venezolano va ganando mucho en la lectura táctica del juego, se le ve en los resultados en la selección y es el reflejo de lo que pasa en la Liga, no es ajeno. El venezolano es un jugador interesante, intenso, con dinamismo. Creo que la llegada de entrenadores de afuera, en los últimos años, ha hecho que el baloncesto venezolano vaya creciendo. Lo positivo es que percibo una sana intención del jugador en agregar más cualidades a su juego.

 - Hablando de su equipo, ¿Siente que ha sido lenta la adaptación de los jugadores a su filosofía o está conforme con lo mostrado hasta ahora?

 Creo que hay un período de adaptación para todo, pero vale recordar que no hemos tenido una pretemporada como a mí me gusta tener, con una gran cantidad de juegos preparatorios. Acá el aprendizaje y los cambios de conducta se hacen en pleno torneo. Repito, es una liga muy curiosa. Intentamos que la filosofía de juego sea solidaria. Por momentos lo logramos por otros. Pero pienso que estamos por buen camino.

 - Tomando en cuenta el plantel que dirige, con varios jugadores de la selección de Venezuela, ¿no lograr el título sería un fracaso?

 En lo absoluto. Fracaso es no intentarlo. Estamos trabajando intensamente. Tener jugadores de selección no te garantiza nada.

 - Se habla mucho del talento del joven Anthony Pérez, ¿Qué opinión le merece el alero?

 Bien, lo veo muy bien. Tiene un futuro extremadamente interesante si él realmente se lo propone. Día a día vemos cómo mejora su juego pero debe ser consciente que para ser un jugador internacional debe mejorar lo físico y el aspecto defensivo. Tiene condiciones ofensivas, pese a la talla que tiene. Si él se lo propone puede llegar bastante lejos.