ENTREVISTA AS | JONATHAN CALLERI

Calleri recuerda su gol de rabona con Maradona en el palco de La Bombonera

En una charla con AS, el ex Boca recuerda su golazo con Diego en el palco: "Es el mayor recuerdo que me queda como futbolista, en la mejor cancha del mundo".

0

Vuelta de Tevez a La Bombonera, Diego Maradona en su palco, la Bombonera llena hasta la bandera y un protagonista inesperado: Jonathan Calleri. El ahora jugador del Sao Paulo recuerda su paso por el Xeneize, el fallecimiento del Diego y habla de una posible vuelta.

¿Qué significó jugar en Boca, en La Bombonera y que Diego desde el palco vea uno de tus mejores goles?

Es algo que me va a quedar por siempre, es el mayor recuerdo que me queda como futbolista. Jugar en una cancha increíble, la mejor del mundo, con 60 mil personas, en la vuelta de Tevez, con Diego en el palco, que pueda festejar un gol mío. La verdad que es el mejor recuerdo que tengo como jugador. Me ha encantado disfrutar lo que es de adentro el Mundo Boca, yo llegué de un club como All Boys, donde jugaba en la reserva para ser el 9 del mejor equipo de la Argentina. Para mí fue una experiencia hermosa.

¿Cómo vivió lo del Diego?

Soy muy de Diego y fue una tristeza enorme por cómo terminó todo. Me explotaba el teléfono, todo el mundo opinaba de esto. Hasta la gente que no le gusta el fútbol sentía esa sensación de tristeza por la muerte de Diego y terminó de la peor manera. Ojalá hubiera estado bien para seguir dirigiendo y que lo siguieran ovacionando, pero siempre será el ídolo de todos.

¿Lo llamaron de Boca en los últimos mercados de pases?

Siempre se pregunta por la posibilidad de, pero nunca hubo nada formal. Mi tío tiene buena relación con Román y el consejo de fútbol, siempre hubo alguna pregunta pero nada formal. Mi idea era quedarme en España y quiero vivir ahí. Me acostumbré a una calidad de vida totalmente diferente, no por despreciar Sudamérica pero después de vivir cinco años en Europa a uno le cambia la cabeza. Se extraña Argentina, los amigos, todo, Boca, lo que generás, pero en ningún momento hubo una charla como para volver.