BOCA JUNIORS

Ahora es cuando hay que bancar a los juveniles

Varela mantuvo el nivel, pero Medina y Almendra estuvieron desconocidos. Puede pasar, sobre todo porque el camino recién empieza. Hay futuro.

Ahora es cuando hay que bancar a los juveniles
GUILHERME DIONIZIO Pool via REUTERS

"En la buena fortuna más atento que nunca, en la mala de qué estás hecho aprenderás", reza una canción de Don Osvaldo, la banda argentina que tiene a Patricio Fontanet, ex líder de Callejeros, como voz principal. Y la verdad es que encaja perfecto para describir el momento de los tres jóvenes que juegan en el mediocampo de Boca.

Cristian Medina (18), Alan Varela (19) y Agustín Almendra (21), también conocidos en las redes sociales como la MVA, fueron quienes le inyectaron una pisca de fútbol al elenco xeneize luego de aquella pálida derrota ante Unión en Santa Fe. Los canteranos ingresaron, no sintieron la presión, jugaron como si tuvieran más de 50 o 60 partidos en la Primera y, como suele ocurrir en este frenético mundo del fútbol, los elogios no tardaron en llegar.

Sin embargo, el partido ante Santos en Brasil, que dejó a Boca obligado a ganar sus próximos dos encuentros de local en la Libertadores (ante Barcelona y The Strongest), marcó algo que tarde o temprano iba a ocurrir: salvo Varela, los otros dos pibes no tuvieron una noche positiva y mostraron su perfomance individual más floja desde que aparecieron en el equipo inicial. Lo mensajes de aprobación se transformaron en un "todavía les falta", dejando en claro que muchos de los que escriben detrás de una pantalla analizan únicamente un resultado.

En momentos de turbulencia, como el que está viviendo el elenco de la Ribera tras sus tres derrotas al hilo, hay que mantener la calma y contar hasta 10 antes de lanzar una opinión al aire. En pocos días se vendrá un partido vital para Boca, que intentará eliminar por primera vez al River de Marcelo Gallardo y depositará, una vez más, parte de su ilusión en Medina, Varela y Almendra, los tres jóvenes que hace largo rato sueñan con una cita así. El futuro llegó hace rato, solo hay que sostenerlo en el tiempo.