MUERTE DE MARADONA

Maradona Jr: "En la última llamada, papá bromeaba"

El hijo del ‘Pelusa’ cuenta sus últimas semanas a ‘SerieANews.com’: estuvo ingresado por covid y supo en el hospital del fallecimiento de su padre.

Maradona Jr: "En la última llamada, papá bromeaba"
ALESSANDRO DI MEO EFE

Diego Armando Maradona Jr ha vivido las semanas más duras de su vida. Estuvo ingresado por covid y, justo cuando estaba a punto de curarse, supo del fallecimiento de su padre. En una entrevista a ‘SerieANews.com’, el napolitano ha contado sus durísimos días: "Entendí que el covid elige a quien golpear sin ningún sentido. El hijo de mis vecinos era positivo y jugaba con el mío, pero todos tuvieron solo fiebre y yo tuve que ser ingresado. No tenía ninguna patología y siempre entreno..."

¿Cómo evolucionó la enfermedad?

“Pasé 10 días terribles en casa y luego fui al hospital Cotugno, al que siempre estaré agradecido: me salvaron la vida. Tuve todos los síntomas y estuve ocho días con oxígeno. Sabes que esa mascarilla te está salvando la vida, pero quisieras arrancártela de la cara. Es insoportable. Vi a gente sufrir y morir. Lo que he vivido no se lo deseo a nadie”.

En este contexto durísimo, supo de su papá.

“Fue así. La noche antes, el martes, no podía dormir. Estaba agobiado, es lo que tiene la covid, te golpea también en la cabeza. Me desperté temprano y por la tarde tenía sueño, para no dormirme vi el Parma-Cosenza de Copa italiana. De repente, un periodista me preguntó si lo que decían en Argentina era verdad…”

Era todo cierto.

“Sí, encendí la tele y decían lo mismo. El abogado avisó a mi mujer, que me confirmó todo. Mi primera reacción fue llamar a los médicos y pedir que me dejasen salir. Quería viajar a Argentina y, como era negativo, salí del hospital dos días antes”.

¿Cuándo decidió quedarse en Italia?

“Los médicos me dijeron que si me subía a un avión mis pulmones podrían sufrir daños muy serios. Tras alguna hora, entendí que la decisión justa era quedarme en Nápoles con mi familia”.

¿Qué le ha impactado en estos días de luto?

“Lo que dijo Mourinho, porque he visto varias veces sus llamadas con mi padre. Cuando dice que no echará de menos a Maradona, pero sí a Diego, sé que es algo sincero. Eran amigos. Me encantó el homenaje de Messi y las ganas que pusieron los chicos del Nápoles para batir a la Roma, también ver a Bruno Conti arrodillado en el barrio español… Este es el fútbol que me gusta, más allá de las rivalidades. Obviamente, fue precioso ver el cariño de la gente. No pude participar en las manifestaciones, pero creo que fue mejor así. Hubiera sido demasiado”.

Pronto el San Paolo será oficialmente el estadio Maradona.

“Un Nápoles-Boca para su inauguración sería maravilloso por una razón muy sencilla: a papá le habría encantado”.

¿Cuál es su mejor recuerdo con él?

“Los momentos en Nápoles fueron especiales, aquí era muy feliz. En el teatro San Carlo, en 2017, lo vi preparar una obra con él protagonista en dos días. Me dedicó el final pidiendo perdón, pero siempre le dije que no hacía falta. Él, sin embargo, quiso hacerme este regalo para sacarme un peso de encima, sabía todo el escepticismo que había vivido a mi alrededor. Nunca lo olvidaré”.

¿Cuándo fue la última vez que habló con él?

“Hicimos una videollamada tras su operación. Yo ya era positivo, pero no se lo dije para no preocuparlo. Sonreía, bromeó conmigo. Pensé que estaba mejorando, todos lo pensábamos. No me esperaba lo que ha ocurrido”.

En los últimos años estuvieron muy unidos.

“No tuve la suerte de tener papá a mi lado durante toda la vida, y las razones de esto solo las sabe Dios, pero cuando pasó, yo fui feliz. El amor de un padre nunca es suficiente, aunque me queda la certeza de que el tiempo vivido juntos fue intenso, sincero. Fuimos unidos como deben serlo un padre y un hijo. Esto se quedará en mi corazón”.