MUERE MARADONA

Las calles de Buenos Aires lloran por Maradona

Nadie puede creer el fallecimiento de Diego, quien fue homenajeado desde La Paternal hasta La Boca. Imágenes tristes de una ciudad en estado de 'schock'.

Las calles de Buenos Aires lloran por Maradona
RONALDO SCHEMIDT AFP

Nadie habla. Todos caminan con la mirada perdida, como no entendiendo lo que sucede. El silencio se escucha y produce un dolor enorme en el corazón.

En La Paternal se reúnen para dejarle flores y en La Boca le cantan como siempre, pero con más fuerza que nunca. En el Obelisco, donde él los hizo ir tantas veces, están los fieles que prometen no olvidarlo.

La muerte de Diego Armando Maradona, quien sufrió un paro cardíaco a sus 60 años, pegó en lo más profundo del alma de miles de ciudadanos que desde hoy tienen un motivo menos para ser felices.

Pero como dijo Lionel Messi, Diego nos deja pero no se va. Porque es eterno. Sí, eterno. En la gente, en la pelota, en cada vestuario, en cada cancha y la calle, donde las clases sociales se mezclan y se juntan al grito de "Marado, Marado".