TENIS

El extenista argentino Puerta admite haber mentido tras sanción por dopaje

El extenista argentino Mariano Puerta admitió haber mentido en defensa tras haber dado positivo en una prueba antidopaje en la final de Roland Garros 2005 contra Nadal.

El extenista argentino Puerta admite haber mentido tras sanción por dopaje
TOSHIFUMI KITAMURA AFP

El extenista argentino Mariano Puerta, número 9 del mundo en 2005, admitió este lunes haber mentido en su declaración de defensa tras haber dado positivo en una prueba antidopaje que le realizaron durante el torneo de Roland Garros 2005, en el que perdió la final ante Rafael Nadal, la primera de las doce que ganó el astro español.

"La explicación que usamos como estrategia fue mentira, pero no saqué ventaja deportiva. No quiero que me vean más como un tramposo", dijo Puerta, de 41 años, al diario La Nación. 

Puerta había dicho que consumió por error agua que tenía una medicación de su pareja. En Roland Garros 2005, Puerta perdió la final ante Nadal por 6-7(6), 6-3, 6-1 y 7-5. Sin embargo, este lunes admitió haber tomado, sin saberlo, unas pastillas que tenían etilefrina.

"Nosotros no podíamos hacer nada porque las pastillas se habían comprado, no sé cómo decirlo, no en forma legal. No había factura. Mis abogados pensaron que no era conveniente desde el punto de vista estratégico ir con lo que pasó, que no iba a gustar", explicó.

El argentino ya había dado positivo en otra prueba antidopaje en 2003 por consumir un medicamento para el asma que tenía clembuterol, una sustancia prohibida. En esa oportunidad, lo suspendieron por nueve meses.

"Cuando tenés un warning (aviso) por doping, en la reincidencia te dan de ocho a 99 años. Estaba mi carrera en juego. No me reprocho eso", añadió.

Puerta fue sancionado con ocho años de suspensión, luego reducidos a dos. "Siento que mi carrera tenística terminó el día que abrí el sobre (con el resultado de la prueba). Ahí se terminó. Me noqueó. Algo dentro mí se fue, me ausenté, nunca más volví a entrar en la cancha como lo hacía normalmente. Hasta que me retiré (en 2009), volví a entrar en la cancha vacío", agregó.

"A los tenistas de hoy les diría que no hagan nada que los pongan en una situación como la mía. El precio que podés pagar por equivocarte es muy alto. No tiene sentido. Fui irresponsable", concluyó.

El mismo diario entrevistó al hombre que, según Puerta, fue el nexo para conseguir esas pastillas. "¿Que un amigo mío hizo pastillas en un laboratorio? No, no, no. Yo no tengo nada que ver. No, no, no. Yo no tengo nada que ver. Yo no le di nada. Es mentira", dijo el preparador físico Darío Lecman.