REDES SOCIALES

La tristeza de Gianinna tras ver el video de Diego Maradona bailando

La hija del Diez expresó su angustia tras ver las imágenes de su papá bailando y mostrando la cola. "Nunca hubiese querido que mi hijo vea así a su abuelo".

La tristeza de Gianinna tras ver el video de Diego Maradona bailando
@giamaradona

El día del aniversario número 34 del "Gol del Siglo" y el triunfo de la Selección argentina ante inglaterra en el Mundial '86, se filtró y se hizo viral un video de Diego Armando Maradona en el que se lo ve bailando con Verónica Ojeda, en muy mal estado y mostrando la cola al final.

Las imágenes son antiguas, pero no por eso causaron menos dolor en la familia de Diego, más precisamente en sus hijas y en su nieto, Benjamín Agüero.

Así lo expresó Gianinna, la menor de las hijas del Diez y de Claudia Villafañe, quien escribió una reflexión en su cuenta de Instagram tras ver el video de su papá. "Vi el video y pude hablar con Benja de la existencia del mismo. Para ustedes es Maradona, para mí es un video de mi viejo. Para ustedes puede ser una sorpresa, una gracia, una burla… para mí no. Para mí es reabrir heridas, es una tristeza enorme verlo así, nadie sabe qué es lo que vivimos y agradezco que así sea porque es mi forma de preservarlo", comenzó diciendo Gianinna y apuntó a la reacción de aquellas personas que grabaron el video sin intervenir en el estado de Diego: "Ver cómo nadie hace nada de los que están ahí me demuestra que por esa misma razón yo soy una 'hija de puta' para todos ellos y para él también inclusive".

Luego de eso, destacó las veces que tuve que cuidar a Diego y expresó lo que siente como mamá cuando su hijo ve este tipo de imágenes que aparecen del Diez. "Hechos no palabras. Acosté más veces a mi papá de las que hubiese gustado. ¿Me comí mil puteadas? Sí. Nunca me importó ser la mala. Estoy orgullosa de las veces que 'me puse la gorra'", contó y se lamentó: "Si me daban a elegir nunca hubiese querido que mi hijo vea así a su abuelo, pero son las consecuencias de las elecciones del otro. Yo no elijo, y me costó muchísimo aceptar que la vida del otro es del otro y que los rebotes de las consecuencias de sus actos ya no me pertenecen. Hoy elijo por mí y por Ben, entre esas elecciones elijo siempre la verdad por más dolorosa que sea. Elijo que mi hijo me pregunte a mí lo que necesite saber por más duras que sean las respuestas. Y elijo que tenga contención terapéutica también para brindarle herramientas para crecer con toda esa información".

Por último, admmitió: "Sentía que era suficiente con haberlo visto yo en vivo en otras oportunidades, pero lo innecesario en su vida es un patrón reiterativo. Lo dije hace un tiempo. Digan lo que quieran de mí, si por querer cuidar a mi viejo soy una loca, quilombera y todo lo que quieran, ¡hoy les digo que abrazo todas esas palabras! Amo y me agradezco ser así. Prefiero quedarme con lo que hice que con lo que no…".