Marcone, un ejemplo para todos

En vez de quedarse en la comodidad, el volante de Boca le pone el pecho a esta pandemia y acompaña a los más necesitados. Conocé más de esta historia.

Marcone, un ejemplo para todos

La pandemia por el coronavirus mostró lo peor pero también lo mejor de cada uno. Estuvieron los que decidieron violar la cuarentena, los que salieron a la calle sin importarle la salud del otro, los que no siguieron el protocolo sanitario, pero también los que pusieron el hombro para que se apoyen los que menos tienen.

El accionar de Iván Marcone es conmovedor. El futbolista de Boca decidió ponerse a disposición de los más necesitados desde el día uno, organizando movidas solidarias y trasladando donaciones a los barrios más humildes: colecta de ropa, compras de alimentos y hasta ollas populares para que puedan alimentarse los que padecen la angustiante situación económica.

Lo del volante central no es nuevo, viene de antes. No es una cuestión de mostrarse, ni de hacerlo para las cámaras ni para las redes sociales. El compromiso de ayudar a los que menos tienen estuvo siempre salvo que ahora, en las malas, es cuando más difusión toma sus gestos.

En silencio, sin subir demasiado contenido a sus perfiles oficiales, Marcone camina la calle y hasta se encarga de llenar los platos con locro para que cientos de argentinos puedan aliviar el dolor de este virus que complicó tanto las cosas. Por eso su solidaridad, al igual que la de tantos otros y otras, merece ser contada.

Mientras muchos elijen quedarse en la comodidad, Iván la pelea de cerca junto a los que menos tienen. Cada uno actúa como quiere y como le sale pero, para salir adelante de una vez por todas, la República Argentina necesita más tipos como él.