River Plate

El Monumental, un gigante de cemento que cumple 82 años

Un día como hoy, en 1938, River inauguraba su estadio con un amistoso ante Peñarol. Allí se escribió buena parte de la historia del club y del fútbol argentino.

El Monumental, un gigante de cemento que cumple 82 años
@RiverPlate

Hace exactamente 82 años, River hacía su primera presentación en su flamante estadio: un amistoso frente a Peñarol, club que siempre se acopló a los grandes acontecimientos de la vida institucional riverplatense, fue el evento inaugural de un escenario que hoy lleva en su inmensa estructura una parte fundamental de la historia del fútbol argentino.

Aquel anecdótico 3-1 contra los uruguayos dio inicio a una nueva era para el Millonario. Atrás habían quedado los pasos por La Boca, Sarandí y Palermo. En 1937 se había disputado el último partido en Alvear y Tagle y el proyecto de grandeza impulsado por el presidente Antonio Vespucio Liberti permitió que las ilusiones se trasladaran más al norte de la ciudad, al barrio de Belgrano en su límite con Núñez.

Eran tiempos de expansión para los clubes de fútbol y, aunque muchos desconfiaron en un principio de aquellos terrenos ganados al río como nuevo hogar, poco a poco la zona se fue poblando y creciendo en sintonía con el monstruo de cemento que se había erigido allí.

En un principio, el Monumental fue sólo una herradura, con tres tribunas: la Oficial -hoy platea San Martín-, la Centenario -daba a la avenida que por entonces llevaba ese nombre- y la Río de La Plata -hoy platea Belgrano-. La venta de Enrique Omar Sívori a la Juventus de Italia en 1958 permitió juntar los fondos para construir la Almirante Brown, mientras que en 1978 se completó con la bandeja superior para el Mundial. Ya en 2005, tras el fallecimiento del Cabezón, la cabecera fue renombrada en homenaje a su figura.

La época de las improvisadas mudanzas se había terminado y River hizo base en su nueva cancha, donde logró inolvidables conquistas. Allí levantó tres de sus cuatro Copas Libertadores, celebró títulos locales, jugó partidos inolvidables y vio debutar a muchos jóvenes que luego se convirtieron en leyendas. Entre las malas, se cuentan la sequía de títulos de 18 años (entre 1957 y 1975) y el descenso a la Primera "B" Nacional en 2011.

En el año de su 40° aniversario, fue sede de la final entre Argentina y Holanda, cuando el equipo dirigido por César Luis Menotti logró la primera Copa del Mundo para el país. También alojó a la Albiceleste en Eliminatorias y Copas América y vio convertir a Ernesto Grillo su mítico "gol imposible" contra Inglaterra.

Claro que no todos los recuerdos son positivos: en 1968, la Tragedia de la Puerta 12 enlutó al fútbol cuando 71 hinchas de Boca murieron por aplastamiento y asfixia a la salida de un Superclásico, en un hecho provocado por causas que nunca pudieron esclarecerse. Es, hasta el día de hoy, la mayor catástrofe de la historia del deporte argentino.

En torno al Monumental, hoy en día, también se alza un club con un inmenso rol social: durante los 365 días del año, se desarrollan actividades deportivas, educativas y recreativas en el predio que también acompaña un Museo que cuenta la rica historia de la institución.

Varias generaciones de riverplatenses crecieron entre sus paredes y, pese al avance del negocio inmobiliario en un sector muy cotizado de la Ciudad de Buenos Aires, están dispuestos a defender el sentido de pertenencia en un lugar que no es el de origen, pero sí el que River adoptó como propio.

La discusión sobre un eventual traslado que se había instalado un par de años atrás parece haber quedado archivada y el contexto de crisis actual tampoco favorece una reforma de fondo. Por lo pronto, hoy festeja un nuevo cumpleaños un templo del fútbol sudamericano, esperando volver a abrir sus puertas para escribir nuevas páginas de gloria.