ARGENTINA

Revolución de Mayo: causas, consecuencias y quién formó la Primera Junta

Este lunes 25 de mayo, Argentina celebra el 210º aniversario de la Revolución de Mayo, fecha en la se creó el primer gobierno patrio.

Revolución de Mayo: causas, consecuencias y quién formó la Primera Junta
www.argentina.gob.ar

Este lunes 25 de mayo, Argentina celebra el 210º aniversario de la Revolución de Mayo, fecha en la el pueblo reunido en la Plaza de la Victoria -hoy Plaza de Mayo- impuso su voluntad al Cabildo y creó el primer gobierno patrio, el primer paso hacia el proceso que terminaría con la declaración de la Independencia, el 9 de julio de 1816.

¿Cuáles fueron las causas de la Revolución de Mayo?

Para poder analizar las causas de este acontecimiento histórico es impotante tener en cuenta el proceso que se estaba viviendo en el mundo y, por supuesto, lo que ocurría a la sociedad criolla en las Provincias Unidas del Río de La Plata. Es por eso que diviremos las causas en externas e internas.

Antecedentes externos:

  • La Independencia de los Estados Unidos: Gran Bretaña venía aplicando muchas restricciones al comercio con sus colonias de América del Norte en beneficio de los mercaderes ingleses. Sus productos podían ser exportados solo a la Metrópoli. Hacia 1770, la corona quiso obligar a los colonias a que pagasen parte de los gastos de las guerras europeas. La mayoría de los norteamericanos se opusieron, hasta que se decidió reunir un congreso en Filadelfia en 1774. Fue en ese congreso que el 4 de julio de 1776 las trece colonias norteamericanas acordaron poner fin a la dominación británica. En 1783 Inglaterra debió aceptar su derrota y reconocer la Independencia de los Estados Unidos de América. La constitución norteamericana, promulgada en 1787, fue muy innovadora: declaraba que todos los hombres eran iguales ante la ley y se proclamó el sistema republicano con un poder ejecutivo, un legislativo y un poder judicial.
  • La Rebelión de Túpac Amarú: En el Perú en 1780, un descendiente de los incas, José Gabriel Condorcanqui, tomó el nombre del último emperador de los Incas, Túpac Amaru -que había sido asesinado por el virrey Francisco de Toledo- y encabezó una rebelión de indígenas y mestizos contra el poder español. Querían poner fin a la brutal explotación a la que eran sometidos, desde hacía siglos, en minas, haciendas y obrajes, por los españoles. El movimiento tuvo una enorme adhesión y se extendió por una amplia zona que iba de Colombia a las Provincias Unidas del Río de La Platao. Miles de indígenas se integraron al ejército libertador de Túpac Amaru que pretendía el fin del dominio español y la devolución de la tierra americana a sus legítimos dueños .El 18 de mayo de 1781, tras asesinar a casi toda su familia, las autoridades españolas someten a Túpac Amaru al suplicio del descuartizamiento. Cuatro caballos tiraron de sus extremidades pero no pudieron con su fuerza. Indignados ordenaron suspender la “ceremonia” y que un verdugo completara la feroz tarea a hachazos. Las partes de su cuerpo fueron colocadas en picas en las ciudades en las que había triunfado el intento revolucionario, de manera aleccionadora.
  • La revolución industrial: El aumento de la producción que provocó esta revolución en Inglaterra a fines del siglo XVIII y principios del XIX llevó a Gran Bretaña a buscar nuevos mercados donde colocar sus productos y conseguir materias primas baratas para sus fábricas, ya sea de buena o de mala manera, como sucedió en el Río de La Plata en las dos Invasiones Inglesas, de 1806 y 1807.
  • La revolución francesa: En 1789 una revolución puso fin a siglos de monarquía en Francia. La revolución francesa significó el principio del fin del Absolutismo monárquico y el triunfo de los principios de soberanía popular y división de los poderes. El pueblo de París formó una asamblea que asumió el poder y suprimió todos los privilegios de los nobles, entre ellos el de no pagar impuestos. La Asamblea redactó la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”, cuyos tres principios eran “Liberté, Egalité y Fraternité” (libertad, igualdad y fraternidad). La declaración decía en uno de sus párrafos "Los hombres nacen y viven libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales (el hecho de ser ricos o pobres) solo pueden estar fundadas en la utilidad común".
  • Las Ideas Liberales: A partir de la revolución francesa, cobraron fuerza en Europa los partidarios de la libertad política y económica. Se los llamó liberales. Los liberales leían los libros de Voltaire, Rousseau, Montesquieu, Diderot y Dalambert, que habían servido de base para la revolución y se oponían a las monarquías y a los poderes absolutos. La difusión de dichas ideas, por supuesto, estaba restringida en los territorios españoles, pues no se permitía el ingreso de tales libros a través de las aduanas o la posesión no autorizada. Sin embargo, se difundían en forma clandestina. 
  • La invasión de Napoleón a España: En 1808 Napoleón invadió España y obligó a renunciar al trono a Carlos IV a favor de su hijo Fernando VII. Pero ahí no terminó la cosa, Fernando fue tomado prisionero y obligado a dejarle el trono de España a José Bonaparte, hermano de Napoleón. En toda España comenzaron a formarse juntas de gobierno que respondían a una Junta Central instalada Sevilla para resistir la invasión francesa. Para febrero de 1810 casi toda España se encontraba en manos de los franceses y el 13 de mayo de 1810 llegaron a Buenos Aires las noticias de la caída de la Junta Central de Sevilla por lo que la autoridad que había designado al virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros en el Río de La Plata había caducado y la propia autoridad del virrey se encontraba cuestionada.
  • Chuquisaca y La Paz: Cisneros fue informado de que en el Alto Perú, en mayo de 1809, se estaban produciendo movimientos revolucionarios y ordena una cruel represión que provoca centenares de muertos en la “ciudad de los tres nombres”, Charcas, Chuquisaca o La Plata. Además, el Virrey decidió crear un “Juzgado de Vigilancia Política”, destinado a perseguir a partidarios de las ideas de la Revolución Francesa. Las medidas tomadas por el Virrey acentuaron el resentimiento de los criollos.

Antecedentes internos:

 

Se trató de una serie de acontecimientos que se extendieron por una semana. Durante la mañana del 25 de mayo, una multitud se concentró en la Plaza Mayor (hoy Plaza de Mayo), liderados por Domingo French y Antonio Beruti reclamaron la renuncia definitiva del virrey y la formación de una junta de gobierno.

Tales condiciones cimentaron las bases para que los nacidos en suelo suramericano ejercieran el poder y prescindieran de las autoridades metropolitanas. La Junta Provisional Gubernativa quedó integrada por:

Junta Provisional Gubernativa presidida por Cornelio Saavedra

El acta de la creación de la Junta no proclamaba la independencia formal, pues aunque desconocía la autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias, expresaba fidelidad al rey, quien había sido depuesto y reemplazado por el francés Napoleón Bonaparte.

 

 

Aires de independencia corrían por el mundo, y la sociedad criolla no estuvo ajena a los mismos. El movimiento revolucionario que se fue gestando en el corazón de las colonias del Plata, perseguía la Independencia de España. La Revolución de Mayo, fue la primera oportunidad que se dieron las colonias de elegir un gobierno propio. Una multiplicidad de causas sociales, políticas y económicas, dentro y fuera de las colonias, posibilitaron la Revolución de Mayo.

 

Analizar las causas de la Revolución de Mayo, implica ubicar a las Provincias Unidas del Río de la Plata, en el contexto geopolítico de esa época en el mundo. Además tendremos que interpretar, el complicado juego de pasiones en pugna por el poder, que se daba dentro de nuestro país.

Revolución de Mayo: Causas internas

El debilitamiento del imperio español, el cuestionamiento de la autoridad virreinal, la defensa de las colonias del Río de la Plata contra la primera y segunda invasión inglesa, y la necesidad de liberarse del monopolio económico español, fueron forjando el movimiento independentista.

Las semillas de la Independencia de Estados Unidos, y de la Revolución Francesa habían germinado en la sociedad porteña. Y, pese a la multiplicidad de intereses enfrentados en el pueblo de la colonia, los patriotas consolidan el movimiento revolucionario el Revolución del 25 de mayo de 1810

Invasiones inglesas

El pueblo de las colonias españolas del Río de la Plata, se había organizado para repeler las invasiones inglesas de 1806 y 1807.

Durante las invasiones inglesas, la primera en 1806 y la segunda en 1807, los vecinos de Buenos Aires defendieron su territorio en heroica lucha, sin ninguna ayuda de parte de la península.

Como saldo organizativo de las patrióticas jornadas aparecieron nuevos liderazgos y se habían formado las milicias populares.

Santiago de Liniers (1753-1810), francés, ganó el puesto que el virrey Sobremonte dejara vacante, encabezando el movimiento de la reconquista contra los ingleses.

Efectivamente sucedió algo inédito, Sobremonte fue destituido después de su escandalosa huida, y Liniers fue nombrado virrey por la voluntad popular.

La población de la urbe y la campaña se habían movilizado, comprobado su valor y su autosuficiencia. Se sentían dueños de su destino.

Aquí, no podemos dejar de mencionar la influencia de dos tempranos y manifiestos independentistas.

Primeros independentistas americanos

Revoluciones de La Paz y Chuquisaca

Los pueblos de La Paz y Chuquisaca se rebelan contra el yugo español

El 23 de setiembre de 1808 se conoció en Alto Perú (Bolivia), la captura de los reyes españoles por parte de Francia. Se forma entonces la Junta Central y Suprema de Sevilla para gobernar en nombre del rey.

En medio de la efervescencia del ámbito de la cultura y de la Universidad de Chuquisaca, empezó a circular el texto del Diálogo entre Atahualpa y Femando VII, escrito por Bernardo de Monteagudo (1789-1825). El texto, expresa el espíritu de la libertad, y parece haber interpretado el sentir de sus compatriotas. Si el rey está ausente la soberanía vuelve al pueblo.

A esto se sumó la irritación por la llegada del comisionado de la Junta de Sevilla, Juan Manuel Goyeneche. El cual era portador, de los pliegos de la entrega del territorio al dominio portugués, bajo la máscara del protectorado del príncipe Regente, y de Carlota Joaquina en representación de Fernando VII.

Finalmente, se encendió la mecha del movimiento revolucionario del 25 de mayo de 1809 en Chuquisaca, y del 16 de julio en La Paz. El pueblo se reveló contra la opresión española, y formó juntas de gobierno, que en el caso de La Paz estaba integrada totalmente por americanos.

La represión no se hizo esperar, y el movimiento revolucionario fue derrotado por los realistas.

Cuestionamiento a la autoridad de Cisneros

Retrato de CisnerosBaltasar Hidalgo de Cisneros

La autoridad del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros (1756-1829), era cuestionada por la desaparición de las autoridades que le habían conferido el poder.

Cisneros fue nombrado para reemplazar al virrey Santiago de Liniers, y cuestionado desde antes de asumir en junio de 1809.

Pese a las restricciones a la difusión de información que había impuesto España, en la península y colonias, finalmente todo se sabía. No solo se había impuesto en la sociedad de la época, el contrabando de mercaderías, sino también el contrabando de información.

La noticia de la caída de Junta Central de Sevilla, último reducto del poder español, se conoció en Buenos Aires el 13 de mayo de 1810. España amenazaba con su balcanización. Las autoridades que le habían conferido el poder a Baltasar Hidalgo de Cisneros, ya no existían.

El virrey interpretó el movimiento popular de Chuquisaca y La Paz, como un accionar subversivo en contra de la península y decretó una brutal represión. Causando centenares de muertos, heridos y torturados.

Cisneros imaginó equivocadamente, que, aunque el reino de los Reyes Católicos dejara de existir temporalmente en España, seguiría controlando las colonias. El plan consistía en mantener el gobierno provisionalmente, hasta que los cuatro virreinatos en América, acordasen la convocatoria de las Cortes para elegir en ella una regencia soberana.

Retrato de Santiago de Liniers

Reunido en la Plaza de la Victoria, hoy Plaza de Mayo, el pueblo de Buenos Aires impuso su voluntad al Cabildo y creó la Junta Provisoria Gubernativa del Río de la Plata, conocida como Primera Junta. Se iniciaba así el proceso revolucionario que desembocaría en la declaración de la Independencia el 9 de julio de 1816.