CORONAVIRUS EN ARGENTINA

Coronavirus en las cárceles: medidas y protocolos de seguridad en los países afectados

Tras los problemas originados en las cárceles argentinas por la aparición del coronavirus, te contamos algunas medidas que siguen en otros países.

Coronavirus en las cárceles: medidas y protocolos de seguridad en los países afectados
Juan Ignacio Roncoroni EFE

ESPAÑA

En España también han tenido problemas en algunos de sus centro penitenciarios. En algunos se han registrado casi un centenar de casos, lo que ha generado preocupación tanto en los presos como en los funcionarios. Por eso, se decidió aislar las 69 cárceles del país. Se prohibieron las visitas de familiares, amigos o abogados, y solo se dejó pasar al personal fundamental para el funcionamiento correcto de la prisión. También se suspendieron todas las salidas. Para compensarlo, permiten a los reclusos realizar más llamadas de las habituales.

ESTADOS UNIDOS

Estados Unidos es el país donde el coronavirus más se ha cebado con las cárceles. 3.700 presos estatales presentaron una demanda colectiva quejándose de que no fueron protegidos ante el coronavirus. Por ello, se ha decidido liberar a miles de presos por todo el país. En Nueva York, por ejemplo, se ha permitido salir a 1.400 presos de 'bajo riesgo'.

FRANCIA

En Francia la cifra de encarcelados ha bajado notablemente. La idea es que no masificar las prisiones estatales para evitar el contagio dentro de ellas. En apenas unas semanas se ha bajado el número de presos en más de 10.000. Además, también se han tomado medidas de distanciamiento social para evitar que el virus entrase en las diferentes cárceles.

ITALIA

En Italia han optado por excarcelar a algunos delincuentes que formaban parte de población de riesgo, entre ellos varios miembros de la mafia. Se les ha impuesto que acaben su condena en régimen de prisión domicialiaria. Entre ellos, Pietro Pollichino, miembro de la mafia siciliana.

EL SALVADOR

Las cárceles de El Salvador se han convertido en noticia en los últimos días. La dificultad para mantener el distanciamiento social ha provocado que se cierren a cal y canto. Además, están trabajando pocos funcionarios ya que muchos de ellos están dando apoyo a la policía en las calles. Esto ha provocado que haya numerosas muertes por peleas entre bandas. Además, muchos presos se han quejado de un trato que viola los derechos humanos.