Central Córdoba (Santiago del Estero)
0
Finalizado

CENTRAL CÓRDOBA 0-3 RIVER

River, campeón de la Copa Argentina

El Millonario goleó 3-0 a Central Córdoba, con goles de Scocco, Nacho Fernández y Julián Álvarez, cerró el año con un festejo y se metió en los grupos de la Copa Libertadores.

River, campeón de la Copa Argentina

En el último partido oficial del año, River tenía el doble desafío de intentar cerrar la temporada con un título y a su vez lograr la clasificación a la fase de grupos de la próxima Copa Libertadores. Y en la final de la Copa Argentina derrotó 3-0 sin mayores inconvenientes a Central Córdoba de Santiago del Estero.

El arranque fue tal como se esperaba: un Millonario decidido a tener la pelota y llevar las acciones a campo contrario frente a un conjunto santiagueño que apeló a un libreto más conservador pero igualmente generó peligro con su juego directo.

Primero Gervasio Núñez con un remate lejano que exigió a Franco Armani y luego Jonathan Herrera con un mano a mano que también tapó muy bien el 1 riverplatense estuvieron muy cerca de poner en ventaja al Ferroviario.

En tanto, los del Muñeco generaban sus mejores opciones por el centro, filtrando balones en una defensa que por momentos tenía grietas y favorecía la tarea de los escurridizos delanteros rivales.

Precisamente así llegó la apertura del marcador, cuando Ignacio Scocco recibió de Nicolás De La Cruz, giró en la puerta del área para sacarse de encima a su marcador y definió contra Diego Rodríguez. El Ruso evitó el tanto en primera instancia, pero en el rebote Nacho puso el 1-0.

Poco antes, los del Norte argentino habían reclamado un supuesto penal de Javier Pinola a Herrera, pero más allá del gesto ampuloso del defensor en el intento de frenar al ex Deportivo Riestra, no existió tal infracción y la decisión de Facundo Tello de no sancionarla fue correcta.

En el complemento, Central Córdoba sintió el desgaste físico hecho en la etapa inicial y, con el correr de los minutos, River fue encontrando espacios para liquidar el pleito. Después de una gran combinación ofensiva por derecha y un preciso centro de Gonzalo Montiel, Scocco se perdió de cabeza en la puerta del área chica su segundo gol.

Sin embargo, esa jugada fue apenas un aviso de lo que se vendría. Poco después, Ignacio Fernández ensayó una doble pared con Milton Casco y con Scocco, que le permitió al número 26 empujar la pelota al arco sin oposición.

Ese golpe fue demasiado para los dirigidos por Gustavo Coleoni. Casi de inmediato, Nacho Fernández construyó otro avance por la izquierda y dejó al ingresado Julián Álvarez en inmejorable posición para que solo tenga que poner el pie y salir a festejar el tercero.

El trámite quedó entonces resuelto y el final sirvió para que el equipo del Muñeco sea ovacionado en Mendoza, para que Exequiel Palacios se despida con el reconocimiento de los hinchas y para que Leonardo Ponzio también sienta el cariño de la gente en el rato que le tocó jugar.

River logró el último objetivo antes del receso: obtuvo la Copa Argentina, se metió en los grupos del certamen continental de 2020 y también disputará la Supercopa Argentina con Racing. Otra vez, en Núñez repiten la sana costumbre de terminar el año festejando.