River 2-0 Almagro

El partido de Quintero contra Almagro: la categoría intacta

El colombiano entró casi media hora y demostró que, pese al largo período de inactividad, no perdió su clase. Jugó, hizo jugar y casi convierte de tiro libre.

Si bien el partido de River ante Almagro resultaba importante por la clasificación a las semifinales de la Copa Argentina que había en disputa, en la previa la noche mendocina cobraba especial interés por otra cuestión: el regreso de Juan Fernando Quintero a las canchas, tras casi siete meses de recuperación por una rotura de ligamentos. Y el colombiano, que se había lesionado en el pico de su rendimiento, estuvo a la altura de las expectativas.

Corría el minuto 18 de la segunda mitad cuando Marcelo Gallardo decidió llamarlo para que ingrese. El trámite ya parecía sentenciado, con una ventaja de dos goles y el rival en inferioridad numérica, un escenario propicio para que el número 10 se reencuentre con el ritmo de competencia.

Como si no hubiera pasado el tiempo, el hombre que marcó en Madrid el gol más importante en la historia riverplatense recibió la ovación del público y no tardó en empezar a asociarse con sus compañeros. Con buenos toques de primera, un taco y un disparo desde afuera que exigió a Christian Limousin, advirtió que no había perdido sus mañas.

Quintero no tuvo ningún problema para acoplarse enseguida a un funcionamiento que está más que aceitado, con transiciones rápidas, movilidad constante y una búsqueda sin descanso del arco de enfrente.

Tras sus primeros destellos, tuvo dos oportunidades netas para convertir, ambas de tiro libre. De su prodigiosa pierna zurda salieron un remate desde un ángulo cerrado que tapó el arquero del Tricolor y otro por debajo de la barrera que se fue muy cerca de uno de los postes.

Hoy por hoy el mediocampo de River funciona como un reloj, aunque con Juanfer en buen nivel podría obtener un salto de calidad para la etapa de definiciones en cada uno de los torneos que juega.

Quedará en el entrenador decidir si lo va llevando de a poco, si lo pone de titular contra Arsenal el próximo viernes y si le da una chance en La Bombonera para la revancha de la semifinal de la Copa Libertadores. Por lo pronto, Quintero volvió a decir "Acá estamos".