RIVER PLATE

Ponzio: “Palacios es muy del paladar del Madrid”

El mediocentro de River Plate charló con As a pocos días de debutar en el Mundial de Clubes, donde se las verán con Al Ain en las semifinales.

0

Hay más tranquilidad en el grupo.

Estamos tranquilos porque lo necesitamos. Estamos muy lejos de Argentina y allí siguen celebrando… Necesitamos algo más de calma para poder cambiar el chip. No es fácil, porque acabamos de ganar un título muy importante, pero cuando entrenas, pasan los días… Te lo demanda el fútbol de ahora. Es parte de lo nuestro.

¿Cómo afronta el Mundial?

Bien. Sabíamos que el Mundial de Clubes estaba ahí. Pero primero había que ganar la Copa Libertadores. Es una oportunidad única para poder hacer más fuerte lo que llevamos haciendo desde el 2015. En aquella ocasión estuvimos a la altura, porque el Barcelona no nos marcó hasta el minuto 33, pero nos faltó experiencia. Ahora ya sabemos lo que significa esta competición, lo que es un Mundial de Clubes y esperamos que se nos pueda dar.

¿Se le puede meter mano este año al Real Madrid?

No, no, hay que tener respeto. Yo me he enfrentado al Real Madrid muchas veces y es como River en Sudamérica. Hay que respetarlo. Ellos en los eventos únicos tienen un plus, por eso tienen tantas Champions. Desmerecer todo eso no está en nuestro contexto de equipo. Después dentro de la cancha… Aunque para nosotros lo más importante ahora es el primer partido. Primero tenemos que ganar y después, si se nos da, jugar una final contra el Madrid que sería único.

Gallardo le sacrificó en el segundo tiempo de la final para darle más velocidad al equipo. ¿Entendió el cambio?

El cambio es entendible. En ningún momento me molesta salir. Como Borré estaba suspendido y jugábamos con un solo punta, necesitábamos rodear mejor a Pratto. Boca se defendía y era complicado para nosotros. Quintero tiene mejor pie que yo hacia delante, entonces era lógico. Somos veintitantos para entrar y aunque sea el capitán, no hay ningún problema para salir.

Es como el vino, cada año juega mejor.

Uno va conociendo mucho lo que es la posición, se desgasta menos… Hay muchos contextos que me hacen cambiar la percepción y la ansiedad con la que veía el fútbol a mis 20 años. Tengo otra mirada. Intento que todo lo que he aprendido en mi carrera como jugador me sirva para no volver a cometer errores. He aprendido mucho, soy un afortunado y ahora disfruto más jugando que antes.

¿Qué opina de Marcelo Gallardo como técnico?

Es un entrenador con las ideas claras y muy ofensivo. Le encanta jugar, conoce mucho lo que es River. Desde el primer momento captamos su forma de ser y su idea y siempre vamos a ir detrás de él.

Exequiel Palacios suena para el Real Madrid. ¿Cómo lo ve?

Lleva casi dos años y medio con nosotros. Se ha hecho como jugador en River, en el fútbol argentino. ¿El Real Madrid? Yo creo que condiciones tiene. Eso sí, no se le puede pedir lo mismo a él que a Luka Modric. Tiene 20 años, se va a otro continente, a otro fútbol… Pero condiciones tiene para crecer. Es muy del paladar del Real Madrid. Técnicamente es bueno, tiene buen pie, individualmente es bueno. No se le debe ir la cabeza tampoco. Él tiene que estar tranquilo porque va a dar el salto en cualquier momento.

¿Cómo se vivió toda la suspensión en el banquillo del Monumental?

Fue complicado. Estábamos muy ansiosos, no sabíamos muy bien lo que ocurría fuera. Nos decían tantas cosas que no lo sabíamos… La gente no se merecía lo que vivió. Se tendrá que corregir. La imagen de Argentina no es buena. Luego en el Bernabéu no ocurrió nada, la manera de portarse fue excepcional. En nuestro país no sabemos comportarnos pero fuera sí… Es todo medio diferente.

¿Cómo recuerda su etapa en Zaragoza?

Fue muy linda. Fueron 7 años maravillosos. Ganamos dos Copa del Rey, luego perdimos una en el Santiago Bernabéu contra el Espanyol… Los recuerdos que tengo de España son maravillosos. Tuve la suerte de ir a España, que el idioma y las costumbres son similares y te sientes mejor, más acogido.

¿Qué hace en estas concentraciones tan largas?

Dormir bien, tomar maté, juntarnos y charlar… En la utilería o donde sea. Hablo con la familia. Es un sitio donde queríamos estar, así que se disfruta también.

Desde fuera se ve un plantel muy unido.

Sí, sí. Es así. Lo que pasa en este plantel es que hay diferencias de edades pero tenemos bastante comunión. Hablamos, nos juntamos. Cada uno sabe cuál es su lugar, ninguno se cree que está por encima del otro. Hay respeto a los que somos más grandes, por la edad, pero tenemos un grupo que se ha formado desde hace cinco años y que es muy fuerte.

¿Si gana el Mundial de Clubes promete algo?

No, no… (risas) Si ganamos el Mundial tendría que prometer algo que fuese la ‘hostia’ como dicen ustedes. Pero no soy muy de prometer cosas. Los utileros se pelaron después de ganar la Copa Libertadores y yo les acompañé, pero no soy muy de estas cosas.

¿Qué posibilidades tienen de ganar el Mundial de Clubes?

Si llegamos a la final… 50-50. Siempre con respeto, pero sobre el césped hay las mismas posibilidades.

¿El Mundial supondría la consagración de River?

Sí, sí, por supuesto. Nosotros a nivel local, a nivel de Sudamérica somos respetados, tenemos nuestro nombre. Pero a nivel mundial supondría poner a River más arriba todavía.