REAL MADRID

Solari, cuarto entrenador argentino que dirige al Madrid

El hasta ahora entrenador del Castilla dirigirá al equipo ante el Melilla. Antes que él fueron tres los técnicos argentinos que se sentaron en el banquillo blanco.

Luis Carniglia

Fue el único de los cuatro que no vistió la camiseta del Madrid como jugador. Jugó en Argentina, México y Francia antes de dedicarse a los banquillos. Fue entrenador durante la presidencia de Santiago Bernabéu de 1957 a 1959, aunque estuvo de baja casi dos meses por un cólico nefrítico. Un técnico de mucho carácter, que le llevó a tener problemas con la directiva.  "Me acusaron de tener mal cáracter. Y no es cierto. Lo que yo tengo es carácter. Digo lo que siento, lo que pienso, y entonces digo verdades. Si veo algo que no funciona, lo digo. Si me callara la boca o mirase para otro lado cuando algo anda mal, para evitar choques, entonces no tendría carácter. Ni bueno ni malo", comentaba.

Recordado por enfrentarse a Puskas, estrella blanca por aquel entonces a quien criticó tener sobrepeso. Llegó a dejarlo como suplente en la final de Copa de Europa ante el Stade Reims en 1959, decisión que le costó el puesto a pesar de ganar 2-0. Ya había levantado el máximo trofeo continental un año antes derrotando al Milán 3-2. 

Alfredo Di Stefano

Historia del Real Madrid, su trayectoria como entrenador no fue ni mucho menos igual de exitosa que como jugador. Los fue durante dos etapas: de julio de 1982 a mayo 1984 y de noviembre de 1990 a marzo de 1991. Su regreso estuvo en parte marcado por la complicada salida que vivió en su etapa como jugador. "Venir al Madrid supone para mi una doble satisfacción, aunque ahora no es momento de hablar mucho, por que después vienen los partidos y habrá que bregada. No, en ningún momento he tenido un encontronazo con el club, aun que reconozco que cuando me marché lo hice con pena. Pero aquí lo único que no tiene arreglo es la muerte".

Su Madrid se recuerda como el de los subcampeonatos. Quedó segundo en liga, en Copa de la Liga, en la Recopa de Europa (cayó ante el Aberdeen), en la Supercopa de España (ante la Real Sociedad) y en Copa del Rey. Este último trofeo fue el que más dolió a la afición merengue al ser ante el FC Barcelona. Un Maradona imparable, el gol de Marcos en el último tramo de partido y las peinetas de Bernd Schuster están ya en la leyenda negra del club. En su palmares quedó la Supercopa de España de 1990 ante el Barça por 1-0 con gol de Míchel, en lo que fue una venganza personal.

Jorge Valdano

Valdano jugó en el Madrid durante la década de los 80, ya siendo un veterano y compartiendo vestuario con 'La Quinta del Buitre'. Años más tarde, en 1994, regresa como entrenador tras quitarle dos ligas en las últimas jornadas con un Tenerife que pasaría a la historia y que clasificaría para la Copa de la UEFA. Con él llegarían dos jugadores que se convertirían en ídolos históricos de la entidad: Fernando Redondo, procedente también del conjunto tinerfeño, y Michael Laudrup, desde el FC Barcelona.

Tenía una idea muy atractiva de fútbol, con vocación ofensiva y jugadores de talento. Sin embargo, su proyecto no cuajó y acabó levantando sólo una liga en los dos años al frente del equipo. Su mejor etapa en la casa blanca fue como director deportivo, en la que ganó cuatro ligas, una Liga de Campeones, tres Supercopas de España, una Supercopa de Europa y una Copa Intercontinental.